¿No es el celibato casi imposible y solitario?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

¿No es el celibato casi imposible y solitario?

Martín pregunta:

Querido P. Ricardo,

Trato de no pensar en el sacerdocio. No sólo porque el celibato me parece casi imposible, sino porque también parece terriblemente solitario. ¿Se siente Ud. solitario? ¿Por qué o por qué no?

Estimado Martín,

Primero responderé a tus preguntas y luego tratamos tu situación.

¡Definitivamente yo no me siento solo! ¿Por qué no? Primero, no estoy solo en mi interior porque Cristo está siempre conmigo. Mientras puedas orar, y tener la Eucaristía nadie puede estar espiritualmente solo. Tampoco me encuentro solo en el exterior pues tengo muchos hermanos que trabajan conmigo y que viven la misma vida que yo, se dedican a las mismas cosas, tienen el mismo ideal y que están más que dispuestos a darme una mano igual que yo estoy listo para ayudarlos siempre. Además, con ellos puedo descansar y sentirme como en casa. Nunca estoy solo en mis batallas espirituales, que son parte de nuestra vida, porque tengo un director espiritual en quien puedo confiar plenamente.

Ahora pasemos a tu situación. Tú tratas de no pensar en el sacerdocio porque el celibato te parece muy difícil (casi imposible, terriblemente solitario). Quisiera que reflexionaras un momento sobre lo que te voy a decir: tus temores se basan en lo que tú crees que es la vida, lo que tú te imaginas que debe ser. El único modo de superar estos miedos es mirar la vida más de cerca. Si él no te llama a este estilo de vida, no tienes de qué preocuparte. En cambio, si es a lo que Dios te está llamando, lo que parece imposible se hace posible con la gracia de Dios, la ayuda de los demás y tu esfuerzo por corresponder a lo que Dios quiere. Toma nota que he dicho posible y no fácil. La vida cristiana, tanto la del sacerdote como la del seglar, nunca es fácil. Te encomiendo.