La muerte, maestra de vida (I)


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

La muerte, maestra de vida.

No pretendemos asustar a nadie al hablar de la muerte. Vamos a considerarla como maestra de vida, vamos a decirle que nos enseñe a vivir. Será una maestra severa, pero nos dice la verdad. Aunque sólo fuera para que no nos ocurra aquello de: