Milagro del agua.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

milagro del agua

Esas laderas tanáridas,

que olían a polvo,

ahí están, para gusto de la vista,

tan verdes como debieron estar en el Edén.

A golpe de aguaceros,

cambia radicalmente el campo de México.

A golpe de aguaceros

de buenos pensamientos,

el alma reverdece, vuelve a florecer,

pero se vuelveárida, miserable,

a base de pensamientos tristes.