Marinero de Dios.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Marinero de Dios

Creo haber luchado bravamente

contra la furia del mar y las tormentas.

Me he acostumbrado, como el marinero,

a ver en el mar un contrincante

difícil de domar.

Veinticinco años de luchar

han dado buenos resultados,

pero falta camino por recorrer.

El hombre de campo

Mide su trabajo por las cosechas.

El hombre de Dios,

por las gavillas de almas

que lleva al Reino de los cielos.

¡Cuánta mies, cuántas almas me esperan

en el campo del mundo!