María...

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

María mira emocionada a Jesús niño. Con ella contemplamos al que es la Vida.

María envuelve a Jesús en pañales. Con ella cuidamos toda vida.

María acoge en su corazón, junto a Jesús, a muchos nombres. Con ella aprendemos a levantar las vidas caídas.

María pone en un pesebre al Salvador. Con ella colocamos en cada corazón la bendición y la ternura de Dios.

María, puesta en manos del Espíritu, permanece siempre abierta a la acción creadora de Dios.

¡Bendita tú, María, mujer, lugar de maternidad, campo en el que la vida emerge y todo lo embellece!

Palabra de la Iglesia:

"Y ahora es a vosotras a las que nos dirigimos, mujeres de todas las condiciones... En este momento en que la humanidad conoce una mutación tan profunda, las mujeres llenas del espíritu del Evangelio podéis ayudar tanto a que la humanidad no decaiga... Estáis presentes en el misterio de la vida que comienza... Nuestra técnica corre peligro de convertirse en inhumana. Reconciliad a los hombres con la vida" (Mensaje del Concilio Vat II a las mujeres).