María y los musulmanes

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Karl Barth, un famoso teólogo protestante, dijo y repitió muchas veces que la Mariología (tratado de María) era un tumor que había que extirpar del catolicismo, como si el amor a María fuera antibíblico y, por tanto, supersticioso y malo. Pero todo el amor de todos los hombres que han existido, existen y existirán, no se acercará ni un poquito al amor de Dios por María, que la escogió desde toda la eternidad para ser la madre de Jesús. ¿Y cuánto la amaba Jesús? ¿Acaso no quiere Jesús que amemos a su Madre? ¿No hizo su primer milagro, porque ella se lo pidió, aunque dijo que no había llegado su hora? 

Los judíos que, desde el siglo primero rechazaron a Cristo, siguen rechazando también a María, como si hubiera sido una mujer vulgar y pecadora. Los hermanos protestantes la respetan, pero no la aman. Sin embargo, Lutero sí la amaba, aunque no creía en su Inmaculada Concepción, pero sí creía firmemente en su virginidad perpetua y la llamaba Madre de Dios. 

Los musulmanes le tienen a María un respeto muy especial. Hay un texto islámico antiguo que dice: Todo hijo de Adán, al nacer, es tocado por Satanás, salvo el hijo de María y su madre. Todos los musulmanes recuerdan un hadith o dicho de Mahoma, considerado como revelación, que se refiere a su hija Fátima: Tú serás la patrona de las mujeres en el paraíso, después de María. Fátima será la segunda, después de María.

El nombre de María aparece en el Corán, el libro sagrado de los musulmanes, 34 veces. Y en el Corán, en la sura 19, que lleva como título Sura de María, se defiende el honor de María, como virgen y madre, en contra de las difamaciones, de los judíos. Se dice que María es el único caso en que una virgen engendra a un gran profeta por obra de Dios. Ni siquiera de la madre de Mahoma se dice esto. 

Según una creencia musulmana, María acompaña el alma de las mujeres musulmanas bienaventuradas al paraíso. Y muchos musulmanes la invocan y asisten a santuarios, especialmente dedicados a ella, sobre todo en Egipto, Indonesia, Malasia, India y Argelia. Según el Corán 3, 42: Los ángeles dijeron: María, Dios te ha escogido y purificado. Te ha escogido antes que a todas las mujeres del universo. 

Si ellos la aman, ¿no la amaremos nosotros, que creemos que Jesús es Dios y que Ella es purísima, santísima, inmaculada y madre de Dios?