María me libera

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Durante mi caminata en tinieblas por las cárceles, he orado a María con toda simplicidad.

Durante mi caminata en tinieblas por las cárceles, he orado a María con toda simplicidad: ‘Madre, si tu ves que no podré ya ser más útil a la Iglesia, concédeme la gracia de consumir mi vida en prisión; de otra manera, concédeme salir de la prisión en alguna de tus fiestas’.

Un día, mientras estaba preparando mi comida, oigo sonar el teléfono de mis guardas. <>. Poco después, un automóvil me condujo a un palacio, donde encuentro al ministro del interior.

¿Usted tiene algo que expresar?

Sí, ¡quiero mi libertad!

¿Cuándo?

Hoy

Dirigiéndose a su secretario le dijo: <>. En aquel momento pensé: Hoy es la fiesta de la Señora, su Presentación. ¡María me libera. Te doy gracias, María!

Ave María, Madre de Jesús

Madre y modelo de su Iglesia.

Ave fuente de gracia y de misericordia

Modelo de toda pureza.

Ave, alegría en las lágrimas

Victoria en la lucha

Esperanza en la prueba

Único camino hacia Jesús.