Lucha y fe.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

lucha y fe

Si no lucho,

me tendré que resignar

a lo de siempre,

a las fáciles excusas,

a los no puedo pusilánimes,

a nada.

Si después de pelear, no logro el objetivo,

otra cosa será.

Pero sé, por experiencia,

que cuando la fe va por delante

y por detrás la lucha sin cuartel,

se atrapa la victoria.

Lo he visto, lo he tocado con la mano;

y no me van a convencer de otra cosa

los resignados a la derrota.