Los nignos son el futuro


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"

Los niños son el futuro

Un día del año, el 30 de abril, se celebra al niño, a todos los niños. Es una fiesta bien inventada, que ojalá no se borre del calendario. Celebrar la niñez lleva consigo muchas cosas buenas. En primer lugar debemos de aceptarlos cordialmente, darles la bienvenida en casa, en el colegio y en todas partes. Son la alegría del mundo, son el futuro, son la esperanza. Las naciones que cuidan a sus niños, cuidan su raza, la mejoran, invierten en un futuro mejor para sí mismos. Los que matan a los niños o los maltratan se van matando y maltratando cada día más a si mismos .

Después de darles la bienvenida debemos abrirles la puerta a un mundo mejor, pues hoy ofrecemos a los niños un mundo algo triste, un mundo que huele a pólvora, un mundo sin amor, y peor aún, un mundo sin Dios. Ofrecerles un mundo mejor no es darles dinero, comodidades ni facilidades. Es darles valores, que es la mejor herencia .

Pero nadie da lo que no tiene; para dar a un niño valores, hay que tenerlos. El amor a sus hermanos, el respeto a los papás, proponerles el sentido del deber, la gratitud, el perdón, el amor a Dios, esos son buenos valores .

Los niños de hoy serán los adultos del mañana que serán a nuestra imagen y semejanza. Ellos nacen en una familia, tienen un padre y una madre, de ellos heredan todo lo que son, por eso es normal ver su parecido físico. Pero los hijos heredan también la calidad buena o mala del alma de sus padres. Se parecen a su padre y a su madre no solo en el color de sus ojos, en la cara, sino en el color de su alma.

No se puede evitar que los hijos copien y hagan suyas las virtudes y defectos de sus padres. Asimilan los ideales grandes o mediocres de sus progenitores, son cera blanda en donde se pueden imprimir los grandes ideales o los grandes vicios. Por eso al educar a tus hijos debes tener en cuenta primero, no lo que les darás, sino lo que tú eres, lo que tu haces. Ellos aprenden mucho más por los ojos que por los oídos, harán lo que te vean hacer, no tanto por lo que les digas. Ellos seguirán tu ejemplo .

Los niños son también maestros para los adultos. ¡Cuánto tenemos que aprender de esos pequeños! Sobre todo su alegría, su sencillez, su mirada y su alma limpias, su entusiasmo por la vida. El entusiasmo es la cualidad más notable de un niño. Su opinión del mundo es magnifica, todo le encanta y le fascina. Podríamos decir que el secreto del genio estriba en conservar el alma de niño toda la vida hasta la ancianidad.

Que la vista de estos pequeños nos junte a todos para decir un sí grande y firme a la vida. Que también a nosotros nos caigan bien los niños, como le caen bien a Dios, que es el Padre de todos ellos. Tratemos de ser niños toda la vida, porque los niños son los que más disfrutan de este mundo, son los más felices, son amigos de Dios, y los que lleguen al cielo con una alma de niño no tendrán problemas para entrar .

Jesucristo amaba a los niños porque, al verlos, sentía nostalgia de los dos primeros seres que Él creo con alma de niños: Adán y Eva .

"