Lluvia que lava.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LLUVIA QUE LAVA

En abril aguas mil.

Los campos, agradeciendo a su manera,

cambian su parda estameña

por un vestido muy verde.

Nubes gordas tapan el sol,

que a ratos brilla como nunca,

como con cara lavada.

El milagro de la lluvia en los campos.

Algún tipo de lluvia

¿podría transformar

el alma seca y triste de los hombres

en rostros de resucitados?

Es una lluvia que viene del mismo lugar,

del cielo.