Limosnita de amor.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

limosnita de amor

Si el arte de vivir es amar y ser amado,

ahí tengo dos amigos

que siempre me han querido

y a los que y no he sabido amar:

Jesús y María.

Una breve visita, un corto detenerme,

un pequeño gesto de cariño,

un mirar y ser mirado,

un alargar la mano,

y dar la limosnita diaria de amor.