Las leyes deben salvaguardar la institución matrimonial tal cual la dicta la ley natural