Levantarse siempre.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LEVANTARSE SIEMPRE

El santo no es el que nunca cae,

sino el que siempre se levanta.

Si caer es de todos,

levantarse es de santos.

Por desgracia muchos días

me levanto de la cama,

mas no me alzo de la mediocridad,

sigo acostado en el basurero

sintiéndome identificado y a gusto

con los montones de basura

que me sirven de almohadón.