Lecturas Viernes 7 de Diciembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

VIERNES 7

Santos: Ambrosio de Milán, Doctor de la Iglesia; Fara de Meauxabadesa. Beato Agatón de Alejandría, mártir. Memoria (Blanco)

NO QUEDARAN TIRANOS

Is 29,17-24, Mt 9,27-31

La prometedora profecía de Isaías es llamativa. Anuncia un futuro tan llenode rasgos positivos que no se puede desdeñar. De un lado encontramos salud y deotro paz social. La enfermedad que perturba nuestra armonía seria erradicadapor mano del Señor. La Molestia y la opresión de los tiranos concluiríantambién porque los artífices del mal serían extinguidos. El profeta atribuyeesos cambios tan favorables a la acción directa del Señor que viene a salvar asu pueblo. Seguros como estamos del poder salvador de Dios, anhelamos su plenamanifestación. Además, ahora que vivimos agobiados por tanta violencia y por nopocas enfermedades mortíferas, nos resulta interesante escuchar estas palabrasesperanzadoras ¿Qué tendremos que hacer para disfrutar de esa bendiciónabundante? Algo nos corresponde a nosotros. Algo tendrá que iniciar también elSeñor.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Dn 12, 3)

Los sabios brillarán como el fulgor del firmamento; y los que enseñaron amuchos la justicia, serán como estrellas eternas.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que hiciste del obispo san Ambrosio un insigne maestro de la fecatólica y un valeroso sucesor de los Apóstoles, haz surgir en tu Iglesiapastores según tu corazón, que conduzcan a tu pueblo con valor y sabiduría. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

En aquel día los ojos de los ciegos se abrirán.

Del libro del profeta Isaías: 29,17-24

Esto dice el Señor "¿Acaso no está el Líbano a punto de convertirse enun vergel y el vergel en un bosque? Aquel día los sordos oirán las palabras deun libro; los ojos de los ciegos verán sin tinieblas ni oscuridad; losoprimidos volverán a alegrarse en el Señor y los pobres se gozarán en el Santode Israel; porque ya no habrá opresores y los altaneros habrán sidoexterminados. Serán aniquilados los que traman iniquidades, los que con suspalabras echan la culpa a los demás, los que tratan de enredar a los jueces ysin razón alguna hunden al justo". Esto dice a la casa de Jacob el Señorque rescató a Abraham: "Ya no se avergonzará Jacob, ya no se demudará surostro, porque al ver mis acciones en medio de los suyos, santificará minombre, santificará al Santo de Jacob y temerá al Dios de Israel. Losextraviados de espíritu entrarán en razón y los inconformes aceptarán laenseñanza". Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 26 R/. El Señor es mi luz y mi salvación.
El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién voy a tenerle miedo? El Señor es ladefensa de mi vida, ¿quién podrá hacerme temblar? R/.
Lo único que pido, lo único que busco, es vivir en la casa del Señor toda mivida, para disfrutar las bondades del Señor y estar continuamente en supresencia. R/.
La bondad del Señor espero ver en esta misma vida. Ármate de valor y fortalezay en el Señor confía. R/.

ACLAMACIÓN R/. Aleluya, aleluya.
Ya viene el Señor, nuestro Dios, con todo su poder para iluminar los ojos desus hijos. R/.

Quedaron curados dos ciegos que creyeron en Jesús.

Del santo Evangelio según san Mateo: 9, 27-31

Cuando Jesús salía de Cafarnaúm, lo siguieron dos ciegos, que gritaban:"¡Hijo de David, compadécete de nosotros!". Al entrar Jesús en lacasa, se le acercaron los ciegos y Jesús les preguntó: "¿Creen que puedohacerlo?". Ellos le contestaron: "Sí, Señor". Entonces les tocólos ojos, diciendo: "Que se haga en ustedes conforme a su fe". Y seles abrieron los ojos. Jesús les advirtió severamente:
"Que nadie lo sepa". Pero ellos, al salir, divulgaron su fama portoda la región.
 Palabradel Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que tu Iglesia te ofrece y haz que tu EspírituSanto nos ilumine, para que podamos celebrar esta Eucaristía con la misma feque infundió en san Ambrosio, para predicar sin descanso el Evangelio. PorJesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Co 1, 23-24)

Nosotros proclamamos a Cristo crucificado: fuerza de Dios y sabiduría deDios.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has reconfortado con este sacramento, haz, Señor, que aimitación de san Ambrosio, cumplamos con valor tu voluntad y podamos alcanzarla vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.