Lecturas Viernes 30 de Noviembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

VIERNES 30

Santos: Andrés,apóstol José Merchand, mártir. Beato Federico de Ratisbona, religioso. Fiesta(Rojo)

JESÚS ES SEÑOR

Rm 10,9-18; Mt 4,1 122

Los primeros discípulos de Jesús, los de la primerahora no dividían su fidelidad entre dos amores. Habían experimentado lafidelidad de su amor, habían dejado relaciones, oficios y familia en lasorillas de Betsaida para formar parte de la comunidad de sus discípulos. Todolo habían empeñado porque se habían sentido sacudidos por la poderosa presenciadel joven profeta venido de Nazaret No temían al escarnio ni al desprestigiopúblico. Seguir a Jesús era lo único que daría sentido a sus vidas. A loscuatro vientos podían proclamar su fe confiada: Jesús era el Señor de su vida ya través de su seguimiento, encontrarían satisfechas sus esperanzas. Esperanzasque no se agotaban en llenarse la barriga de pan, o en conseguir alivio parasus enfermedades; también anhelaban traspasar la barrera de la muerte, paraacceder por su medio, a la plenitud de la vida junto al Padre bondadoso.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Mt 4, 18-19)

En la orilla del mar de Galilea, Jesús vio a doshermanos, Pedro y Andrés, y los llamó: Vengan conmigo y yo los haré pescadoresde hombres.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, tú que llamaste al Apóstol san Andréspara que fuera, aquí en la tierra, predicador del Evangelio y pastor de tuIglesia, haz que sea siempre ante ti nuestro poderoso intercesor en el cielo.Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

La fe viene de la predicación y la predicaciónconsiste en anunciar la palabra de Cristo.

De la carta del apóstol san Pablo a los romanos: 10,9-18

Hermanos: Basta que cada uno declare con su boca queJesús es el Señor y que crea en su corazón que Dios lo resucitó de entre los muertos,para que pueda salvarse. En efecto, hay que creer con el corazón para alcanzarla santidad y declarar con la boca para alcanzar la salvación.
Por eso dice la Escritura: Ninguno que crea en Él quedará defraudado, porque noexiste diferencia entre judío y no judío, ya que uno mismo es el Señor detodos, espléndido con todos los que lo invocan, pues todo el que invoque alSeñor como a su Dios, será salvado por Él.
Ahora bien, ¿cómo van a invocar al Señor, si no creen en Él? ¿Y cómo van acreer en Él, si no han oído hablar de Él? ¿Y cómo van a oír hablar de Él, si nohay nadie que se lo anuncie? ¿Y cómo va a haber quienes lo anuncien, si no sonenviados? Por eso dice la Escritura: ¡Qué hermoso es ver correr sobre losmontes al mensajero que trae buenas noticias!
Sin embargo, no todos han creído en el Evangelio. Ya lo dijo Isaías: Señor;¿quién ha creído en nuestra predicación? Por lo tanto, la fe viene de lapredicación y la predicación consiste en anunciar la palabra de Cristo.
Entonces yo pregunto: ¿Acaso no habrán oído la predicación? ¡Claro que la hanoído!, pues la Escritura dice: La voz de los mensajeros ha resonado en todo elmundo y sus palabras han llegado hasta el último rincón de la tierra.
 Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 18 R/ El mensaje del Señor resuena en todala tierra.
Los cielos proclaman la gloria de Dios y el firmamento anuncia la obra de susmanos. Un día comunica su mensaje al otro día y una noche se lo transmite a laotra noche. R/.
Sin que pronuncien una palabra, sin que resuene su voz, a toda la tierra llegasu sonido y su mensaje hasta el fin del mundo. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 4, 19) R/. Aleluya, aleluya.
Síganme, dice el Señor, y yo los haré pescadores de hombres. R/.

Ellos inmediatamente, dejando las redes, lo siguieron.

Del santo Evangelio según san Mateo: 4,18-22

Una vez que Jesús caminaba por la ribera del mar deGalilea, vio a dos hermanos, Simón, llamado después Pedro, y Andrés, los cualesestaban echando las redes al mar, porque eran pescadores. Jesús les dijo:"Síganme y los haré pescadores de hombres". Ellos inmediatamentedejaron las redes y lo siguieron.
Pasando más adelante, vio a otros dos hermanos, Santiago y Juan, hijos deZebedeo, que estaban con su padre en la barca, remendando las redes, y losllamó también. Ellos, dejando enseguida la barca y a su padre, lo siguieron.
 Palabradel Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira, Señor, con bondad, los dones que te presentamosen la festividad de san Andrés, Apóstol, y haz que esta Eucaristía sea paranosotros fuente de vida y salvación. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I o II de los Apóstoles.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 1, 41-42)

Andrés dijo a su hermano Simón: Hemos encontrado alMesías, y lo llevó a donde estaba Jesús.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que esta sagrada Eucaristía nos fortalezca, Señor,para que, a ejemplo de san Andrés, participemos con nuestros sufrimientos en lapasión de Cristo y podamos participar también en su gloriosa resurrección. PorJesucristo, nuestro Señor.