Lecturas Sábado 3 de Noviembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 3

Santos: Martín dePorres, religioso; Silvia de Roma, laica. Beato Pío Campidelli, religioso.

Vísperas I del domingo: 3a semana del Salterio. TomoIV: pp. 945 y 462. Para los fieles: pp. 642 y 422. Edición popular: pp. 202 y485. Memoria (Blanco)

LA GRANDEZA VERDADERA

Flp 1, 18-26; Lc 14, 1. 7-11

En el ámbito de una comida el Señor Jesús da unalección sobre el honor y el deshonor. En los banquetes se suele acomodar a laspersonas de acuerdo a la cercanía o distancia con el homenajeado o elanfitrión. Esos momentos de fama no son perdurables. Quien se afana porconseguir los primeros sitios en la sociedad, pasando por encima de los demás,terminará sufriendo la deshonra y el desprestigio. El apóstol san Pablo nosrevela el reacomodo que significó para él el encuentro con Cristo. Los honoresy el prestigio humano que tan afanosamente había perseguido siendo un discípuloadelantado de la corriente farisea, le parecieron basura. En adelante solamentele importaría estar con Cristo y ser partícipe de su grandeza. El triunfo delresucitado se acrecentaría en la medida, que sus seguidores fieles, aprendierana desprenderse de su vida, para alcanzar la plenitud del resucitado.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 15, 5-6)

El Señor es la parte que me ha tocado en herencia; laparte que he recibido es la más hermosa. El mismo Señor es mi recompensa.

ORACIÓN COLECTA

Señor, Dios nuestro, que condujiste a san Martín dePorres a la gloria celestial por un camino de trabajos humildes e ignorados,concédenos imitar sus ejemplos para que gocemos de tu vida en el cielo. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Para mí, la vida es Cristo; y la muerte, una ganancia.

De la carta del apóstol san Pablo a los filipenses:1,18-26

Hermanos: El hecho de que se predique a Cristo mealegra y me seguirá alegrando, porque sé que esto será para mi bien, gracias alas oraciones de ustedes y a la ayuda del Espíritu de Jesucristo. Pues tengo lafirme esperanza de que no seré defraudado y, ahora como siempre, estoyplenamente seguro de que, ya sea por mi vida, ya sea por mi muerte, Cristo seráglorificado en mí.
Porque para mí, la vida es Cristo; y la muerte, una ganancia. Pero si elcontinuar viviendo en este mundo me permite trabajar todavía con fruto, nosabría yo qué elegir. Me hacen fuerza ambas cosas: por una parte, el deseo demorir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor; y por laotra, el de permanecer en vida, porque esto es necesario para el bien de ustedes.
Convencido de esto, sé que me quedare y los seguiré ayudando a todos ustedespara que progresen gozosos en la fe. Así tendrán en mí, cuando me encuentre denuevo entre ustedes, un motivo de gran alegría en Cristo Jesús.
 Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 41 R/. Mi alma te busca a ti, Dios mío.
Como el venado busca el agua de los ríos, así, cansada, mi alma te busca a ti,Dios mío. R/.
Del Dios que da la vida está mi ser sediento. ¿Cuándo será posible ver de nuevosu templo? R/.
Recuerdo cuando íbamos a casa del Señor, cantando, jubilosos, alabanzas a Dios.R/.

ACLAMACIÓN (Mt 11, 29) R/. Aleluya, aleluya.
Tomen mi yugo sobre ustedes, dice el Señor, y aprendan de mí, que soy manso yhumilde de corazón. R/.

El que se engrandece a sí mismo, será humillado; y elque se humilla, será engrandecido.

Del santo Evangelio según san Lucas: 14, 1. 7-11

Un sábado, Jesús fue a comer en casa de uno de losjefes de los fariseos, y éstos estaban espiándolo. Mirando cómo los convidadosescogían los primeros lugares, les dijo esta parábola:
"Cuando te inviten a un banquete de bodas, no te sientes en el lugarprincipal, no sea que haya algún otro invitado más importante que tú, y el quelos invitó a los dos venga a decirte: 'Déjale el lugar a éste', y tengas que ira ocupar, lleno de vergüenza, el último asiento. Por el contrario, cuando teinviten, ocupa el último lugar, para que, cuando venga el que te invitó, tediga. 'Amigo, acércate a la cabecera'.
Entonces te verás honrado en presencia de todos los convidados. Porque el quese engrandece a sí mismo, será humillado; y el que se humilla, seráengrandecido".
 Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Dios misericordioso, que transformaste a san Martín dePorres, para hacer de él un hombre nuevo a imagen de Cristo, renuévanos tambiéna nosotros mediante este sacrificio de reconciliación que vamos a ofrecerte.Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Mt 19, 27-29)

Yo les aseguro, dice el Señor, que los que han dejadotodo para seguirme, recibirán cien veces más y alcanzarán la vida eterna.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios omnipotente, que por medio de este sacramento noscomunicas la fuerza de tu Espíritu, haz que, a ejemplo de san Martín de Porres,te amemos sobre todas las cosas y vivamos siempre como verdaderos hijos tuyos.Por Jesucristo, nuestro Señor.