Lecturas Sábado 24 de Noviembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 24

Santos: AndrésDung.Lac y compañeros, mártires; Flora y María, mártires. Beata María Ana Sala,religiosa.

Vísperas I de mañana: todo propio. Tomo IV: p. 572.Para los fieles: p. 425. Edición popular: p. 488. Memoria (Rojo)

EL TESTIMONIO PROFÉTICO

Ap 11,4-12; Lc 20,27-40

Los dos testigos enviados a profetizar, representadosbajo la imagen del olivo y la lámpara, no hacen referencia a algún cristiano enparticular, sino que simbolizan más bien a toda la comunidad cristiana querinde su testimonio profético en condiciones particularmente adversas. Sutestimonio profético es tan incómodo para la fiera, que no dudaría en quitarlesla vida. Esa bestia había dado muerte con anticipación al Señor Jesús y lohabía tomado a burla, al igual que hacía ahora con sus testigos. La duraciónlimitada de esa persecución, anticipa la victoria, que finalmente llega en elversículo doce con el ascenso triunfal de los testigos fieles. Para lossaduceos, adversarios sistemáticos de la creencia en la resurrección no habíaespacio para la esperanza. La existencia del ser humano estaba franqueada porla inevitabilidad de la muerte. De ahí que ellos optaran por acomodarseconvenencieramente con los representantes del poder romano.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ga 6, 14; 1 Co 1, 18)

No permita Dios que yo me gloríe en algo que nos seala cruz de nuestro Señor Jesucristo, pues la cruz es fuerza de Dios para losque vamos por el camino de la salvación.

ORACIÓN COLECTA

Dios y Padre nuestro, fuente y origen de todapaternidad, que a los bienaventurados mártires Andrés y sus compañeros lesconcediste ser fieles a la cruz de tu Hijo, por su intercesión te pedimos quetambién nosotros propaguemos tu amor entre nuestros hermanos y seamos dignos decontarnos entre tus hijos. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Estos dos profetas habían sido el azote de loshabitantes de la tierra.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 11,4-12

Yo, Juan, oí que me decían: "Aquí están mis dostestigos. Son los dos olivos y los dos candelabros, que están ante el Señor dela tierra. Si alguno quiere hacerles daño, su boca echará fuego que devorará asus enemigos; así, el que intente hacerles daño, morirá sin remedio.
Ellos tienen poder de cerrar el cielo para que no llueva mientras dure sumisión profética; tienen poder para convertir el agua en sangre y para castigarla tierra con toda clase de plagas, cuantas veces quieran.
Pero, cuando hayan terminado su misión, la bestia que sube del mar les hará laguerra, los vencerá y los matará. Sus cadáveres quedarán tendidos en la plazade la gran ciudad, donde fue crucificado su Señor, y que simbólicamente sellama Sodoma o Egipto.
Durante tres días y medio, gentes de todos los pueblos y razas, de todas laslenguas y naciones contemplarán sus cadáveres, pues no permitirán que lossepulten. Los habitantes de la tierra se alegrarán y regocijarán por su muertey se enviarán regalos los unos a los otros, porque estos dos profetas habíansido el azote de ellos.
Pero después de los tres días y medio, un espíritu de vida, enviado por Dios,entrará en ellos: se pondrán de pie y todos los que los estén viendo sellenarán de espanto. Oirán entonces una potente voz, que les dirá desde elcielo: 'Suban acá'. Y subirán al cielo en una nube, a la vista de susenemigos".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 143 R/. Bendito sea el Señor, mi fortaleza. 
Bendito sea el Señor, mi roca firme; Él adiestró mis manos y mis dedos paraluchar en lides. R/.
Él es mi amigo fiel, mi fortaleza, mi seguro escondite, escudo en que meamparo, el que los pueblos a mis plantas rinde. R/.
Al compás de mi citara, nuevos cantos, Señor, he de decirte, pues tú das a losreyes la victoria y salvas a David, tu siervo humilde. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. 2 Tm 1, 10) R/. Aleluya, aleluya.
Jesucristo, nuestro Salvador, ha vencido la muerte y ha hecho resplandecer lavida por medio del Evangelio. R/.

Dios no es Dios de muertos, sino de vivos.

Del santo Evangelio según san Lucas: 20, 27-40

En aquel tiempo, se acercaron a Jesús algunossaduceos. Como los saduceos niegan la resurrección de los muertos, lepreguntaron: "Maestro, Moisés nos dejó escrito que si alguno tiene unhermano casado que muere sin haber tenido hijos, se case con la viuda para dardescendencia a su hermano. Hubo una vez siete hermanos, el mayor de los cualesse casó y murió sin dejar hijos. El segundo, el tercero y los demás, hasta elséptimo, tomaron por esposa a la viuda y todos murieron sin dejar sucesión. Porfin murió también la viuda. Ahora bien, cuando llegue la resurrección, ¿de cuálde ellos será esposa la mujer, pues los siete estuvieron casados con ella?".
Jesús les dijo: "En esta vida, hombres y mujeres se casan, pero en la vidafutura, los que sean juzgados dignos de ella y de la resurrección de losmuertos, no se casarán ni podrán ya morir, porque serán como los ángeles ehijos de Dios, pues Él los habrá resucitado.
Y que los muertos resucitan, el mismo Moisés lo indica en el episodio de lazarza, cuando llama al Señor, Dios de Abraham, Dios de Isaac, Dios de Jacob.Porque Dios no es Dios de muertos, sino de vivos, pues para Él todosviven".
Entonces, unos escribas le dijeron: "Maestro, has hablado bien". Y apartir de ese momento ya no se atrevieron a preguntarle nada.
Palabra del Señor. Gloria a ti,Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Recibe, Padre santo, los dones que te presentamos alvenerar la pasión de los santos mártires vietnamitas y concédenos que, en mediode las adversidades de esta vida, permanezcamos siempre fieles a ti y nosconvirtamos en ofrendas agradables a tus ojos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 5, 10)

Dichosos los que padecen persecución por causa de lajusticia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Fortalecidos con esta Eucaristía, te suplicamos,Señor, al conmemorar a tus santos mártires, que permanezcamos unidos en tu amory podamos conseguir el premio eterno de nuestros sufrimientos. Por Jesucristo,nuestro Señor.