Lecturas Sábado 17 de Noviembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

SÁBADO 17

Santos: Isabel deHungría, duquesa Hugo de Lincoln, obispo; Hilda de Whitby, abadesa.

Vísperas I del domingo: la semana del Salterio. TomoIV: pp. 671 y 535. Para los fieles: pp. 472 y 42 Edición popular: pp. 13 y 487.Memoria (Blanco)

HAZME JUSTICIA

3 Jn 5.8; Lc 18,1-8

La parábola de la viuda y el juez aparece encuadradapor una clave de lectura que despeja cualquier malentendido. La parábola, diceel evangelista, tiene una finalidad precisa: es una invitación a la oraciónconstante. El evangelista Lucas aprecia de forma notable el valor del diálogopersonal del creyente con su Dios al Exhortarnos a orar, reconoceimplícitamente que es existencia de los creyentes comienza y termina en Dios.Él nos regaló el don de la fe, y desde esa convicción necesitamos mantenerabierta la comunicación con el dador de la vida cristiana. Quien se aísla deDios pierde el rumbo y el sentido de su vida. La viuda no cesó de suplicar alduro juez. Y si bien, Dios no es un juez sordo, sino un Padre compasivo,necesitamos reiterar nuestros llamados para expresar la dimensión de nuestraconfianza. Dios nos atiende gustosamente aunque no seamos insistentes. No sonnuestros ruegos los que doblegan, es su generosidad que se desborda. Como sedesbordó la generosidad del presbítero Gayo con los hermanos que lo visitaron.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Mt 25, 34. 36. 40)

Vengan benditos de mi Padre, dice el Señor, porqueestuve enfermo y me visitaron. Yo les aseguro que cuanto hicieron con el másinsignificante de mis hermanos, conmigo lo han hecho.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que concediste a santa Isabel de Hungríael don de reconocer y venerar a Cristo en los pobres, concédenos, por suintercesión, servir siempre con amor incansable a los más necesitados yafligidos. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Debemos ayudar a los hermanos, para que seamoscolaboradores en la difusión de la verdad.

De la tercera carta del apóstol san Juan: 5-8

Querido hermano: En todo lo que has hecho por loshermanos, y eso que son forasteros, te has portado como verdadero cristiano.Ellos han elogiado públicamente ante esta comunidad el amor con que los hastratado.
Harás bien en ayudarlos de una manera agradable a Dios con lo que necesitanpara su viaje, pues ellos se han puesto en camino por Cristo, sin aceptar nadade los paganos. Debemos, pues, ayudar a esos hermanos nuestros, para que seamoscolaboradores en la difusión de la verdad.
 Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 111 R/. Dichosos los que temen al Señor.
Dichosos los que temen al Señor y aman de corazón sus mandamientos; poderososserán sus descendientes. Dios bendice a los hijos de los buenos. R/.
Fortuna y bienestar habrá en su casa; siempre obrarán conforme a la justicia.Quien es justo, clemente y compasivo, como una luz en las tinieblas brilla. R/.
Quienes, compadecidos, prestan y llevan su negocio honradamente jamás sedesviarán; vivirá su recuerdo para siempre. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. 2 Ts 2, 14) R/. Aleluya, aleluya.
Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria denuestro Señor Jesucristo. R/.

Dios hará justicia a sus elegidos que claman a Él.

Del santo Evangelio según san Lucas: 18, 1-8

En aquel tiempo, para enseñar a sus discípulos lanecesidad de orar siempre y sin desfallecer, Jesús les propuso esta parábola:
"En cierta ciudad había un juez que no temía a Dios ni respetaba a loshombres. Vivía en aquella misma ciudad una viuda que acudía a él con frecuenciapara decirle: Hazme justicia contra mi adversario'.
Por mucho tiempo el juez no le hizo caso, pero después se dijo: 'Aunque no temoa Dios ni respeto a los hombres, sin embargo, por la insistencia de esta viuda,voy a hacerle justicia para que no me siga molestando' ". Dicho esto,Jesús comentó: "Si así pensaba el juez injusto, ¿creen acaso que Dios nohará justicia a sus elegidos, que claman a Él día y noche, y que los haráesperar? Yo les digo que les hará justicia sin tardar. Pero, cuando venga elHijo del hombre, ¿creen que encontrará fe sobre la tierra?".
 Palabradel Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, los dones que te presentamos y haz queel memorial del amor infinito de tu Hijo, que estamos celebrando, aumente ennosotros, a ejemplo de tus santos, nuestra generosidad contigo y con elprójimo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 13, 35)

En esto reconocerán todos que ustedes son misdiscípulos, dice el Señor: en que se aman los unos a los otros.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que este sacramento de tu amor que hemosrecibido, nos dé fuerza para imitar el ejemplo de santa Isabel de Hungría, quese consagró a ti de todo corazón y se prodigó sin descanso por el bien de tupueblo. Por Jesucristo, nuestro Señor.