Lecturas Sábado 1º de Diciembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

SÁBADO 1

Santos: Eligio o Eloy de Noyón, obispo; Nahum, Profeta. BeataLiduina Meneguzzi, religios.

Vísperas I del domingo: la semana del Salterio. Tomo I: pp. 575 5-6 y 7.Para los fieles: pp. 472, 6-7 y 8 Edición popular: pp. 13 y 410. Feria (Verde)

ALLÍ NO HABRÁ YA NADA MALDITO

Ap 22, 1-7; Lc 21, 34-36

La dificultad creciente que numerosos jóvenes experimentan para abrirse ala esperanza cristiana es patente. Sin intentar justificarlos, podemos anotarque los creyentes no parecemos vivir de acuerdo a esa esperanza. El libro delApocalipsis llama dichosos a cuantos sean capaces de abrir su corazón a laesperanza cristiana. La muerte de los que amamos pareciera querernos expropiarla esperanza. Su doloroso vacío nos lastima. Solamente desde la fe en lavictoria del resucitado podemos reponernos de su partida. Desde otraperspectiva, el Evangelio de san Lucas nos alienta, recordándonos que el granausente, Jesús resucitado, no se ha desentendido de nosotros: volverá; y lamejor manera de esperarlo, es manteniendo la mente alerta para no dejarnosembobar por las preocupaciones de la vida.

MISA DE SANTA MARÍA EN SÁBADO

ANTÍFONA DE ENTRADA (cfr, Hch 1, 14)

Con un mismo espíritu, los discípulos perseveraban en la oración junto conMaría, la Madre de Jesús.

ORACIÓN COLECTA

Dios misericordioso, que quisiste que tu Hijo unigénito proclamara desde lacruz como Madre nuestra a su propia Madre, haz que tu Iglesia, por la mediacióny cooperación maternal de la Virgen María, crezca cada día en santidad yatraiga a su seno a todas las naciones. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Ahí no habrá ya noche, porque el Señor los iluminará con su luz.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 22, 1-7

El ángel del Señor me mostró a mí, Juan, el río del agua que da la vida,reluciente como el cristal, que brotaba del trono de Dios y del Cordero. En elcentro de la plaza de la ciudad y en cada lado del río, crecía un árbol de lavida, que daba doce cosechas al año, una cada mes, y sus hojas sirven para darla salud a las naciones. Ahí no habrá ya ninguna maldición.
En la ciudad estará el trono de Dios y el del Cordero, y sus servidores ledarán culto, lo verán cara a cara, y llevarán su nombre en la frente. Ahí nohabrá ya noche ni habrá necesidad de lámparas o de sol, porque el Señor Dioslos iluminará con su luz y reinarán por los siglos de los siglos.
Luego el ángel me dijo: "Estas palabras son verdaderas y dignas decrédito. El Señor Dios, que inspiró a los profetas, ha enviado su ángel paracomunicar a sus servidores lo que tiene que suceder en breve. Ya estoy a puntode llegar. Dichoso quien le hace caso al mensaje profético contenido en estelibro".
 Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 94 R/. Demos gracias al Señor.
Vengan, lancemos vivas al Señor, aclamemos al Dios que nos salva. Acerquémonosa Él llenos de júbilo y démosle gracias. R/.
Porque el Señor es un Dios grande, es un rey más grande que todos los dioses:en sus manos están los abismos de la tierra y son suyas las cumbres de lasmontañas; el mar es suyo, pues Él lo hizo, y también la tierra, pues la formócon sus manos. R/.
Vengan, y puestos de rodillas, adoremos y bendigamos al Señor, que nos hizo,pues Él es nuestro Dios y nosotros, su pueblo, Él nuestro pastor y nosotros,sus ovejas. R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Lc 21, 36) R/. Aleluya, aleluya.
Velen y oren, para que puedan presentarse sin temor ante el Hijo del hombre.R/.

Velen para que puedan escapar de todo lo que ha de suceder.

Del santo Evangelio según san Lucas: 21, 34-36

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: "Estén alerta, para quelos vicios, la embriaguez y las preocupaciones de esta vida no entorpezcan sumente y aquel día los sorprenda desprevenidos; porque caerá de repente como unatrampa sobre todos los habitantes de la tierra.
Velen, pues, y hagan oración continuamente, para que puedan escapar de todo loque ha de suceder y comparecer seguros ante el Hijo del hombre".
 Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Convierte, Señor, en el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, estos dones que tepresentamos, y haz que este memorial de nuestra redención, nos inflame en elamor a la Virgen María, Madre de la Iglesia, y nos asocie íntimamente a ella enla obra de la salvación de los hombres. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvación darte graciassiempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno, yalabarte en esta festividad de la Virgen Maria.
Porque al aceptar ella a tu Unigénito en su corazón inmaculado, merecióconcebirlo en su seno virginal y, al dar a luz a Cristo, preparó el nacimientode la Iglesia.
Porque al aceptar, junto a la cruz, el encargo de tu amor, recibió como hijos atodos los hombres, redimidos por la Sangre de Cristo.
Porque al unirse a las oraciones de los Apóstoles y de los discípulos, queesperaban la venida del Espíritu Consolador, se convirtió en el modelo de laIglesia suplicante y, desde su asunción gloriosa a los cielos, sigue mostrandosu amor y protección a la Iglesia que peregrina hacia la vida eterna, hasta quevenga el Señor, lleno de gloria.
Por eso, con todos los ángeles y santos, te alabamos sin cesar, diciendo:Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Cfr. Jn 19, 26-27)

Desde la cruz, Cristo dijo al discípulo amado: "He ahí a tuMadre".

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Tú que nos has concedido en este sacramento la prenda de nuestra vidaeterna haz Señor, que tu Iglesia, por la intercesión maternal de la VirgenMaría, ilumine a todas las naciones con la luz del Evangelio y las santifiquecon los dones de tu Espíritu. Por Jesucristo, nuestro Señor.