Lecturas Miércoles 10 de Octubre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIÉRCOLES 10

Santos: Tomás de Villanueva,obispo; Hugolino y compañeros, mártires. Beata María Catalina Irigoyenreligiosa. Feria (Verde)

NO NOS DEJES CAER EN LA TENTACIÓN

Ga 2,1-2.7-14; Lc 11,1-4

Con la intención de conjuntar desde algún punto de vista los dos pasajesque nos ofrece la liturgia podemos resaltar el tema de la tentación. En laCarta a los Gálatas se nos refiere el incidente ocurrido en Antioquía entrePedro, Bernabé y Pablo. Los dos primeros se mostraron inseguros ante la presiónejercida por los cristianos partidarios del conservadurismo ritual y lacircuncisión. Su falta de firmeza y su debilidad se convirtieron en piedra detropiezo para algunos hermanos que no dejaron de observar su inconsistencia.Cayeron en la tentación de la popularidad. En cambio, san Pablo no vaciló, auna costa de enfrentar el rechazo de los judaizantes. La oración del Señor quenos refiere el tercer evangelio en una versión abreviada, concluye con unasúplica humilde: "no nos dejes caer en tentación". El Señor que sabede nuestra fragilidad nos anima a ponernos en manos del Señor, pidiéndolefortaleza para no ceder ante los embates del mal. Si reconocemos nuestraflaqueza, estaremos más vigilantes para no dejarnos arrastrar por el remolinodel egoísmo.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ef 6, 2-3)

Honrarás a tu padre y madre es unmandamiento muy importante, que lleva consigo esta promesa: Te irá bien yvivirás largo tiempo en la tierra.

ORACIÓN COLECTA

Dios trino y uno, en quien encuentra origen y fundamento toda relaciónfamiliar, escucha nuestras súplicas y concédenos imitar las mismas virtudes yel amor de la santa familia de tu Hijo, a fin de que, reunidos todos en tucasa, podamos algún día gozar de la felicidad eterna. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Reconocieron la gracia que mehabía sido dada.

De la carta del apóstol san Pabloa los gálatas: 2,1-2. 7-14

Queridos hermanos: Después de catorce años volví de nuevo a Jerusalén conBernabé y también con Tito. Regresé porque Dios me lo había revelado. Ahí, enuna reunión privada con los dirigentes, les expuse el Evangelio que predico alos paganos. Hice esto para que mis trabajos pasados y presentes no resultaraninútiles.
Todos reconocieron que yo había recibido la misión de predicar el Evangelio alos paganos, como Pedro había recibido la de predicarlo a los judíos. Porqueaquel que le dio poder a Pedro para ejercer el apostolado entre los judíos, melo dio a mí para ejercerlo entre los paganos.
Así pues, Santiago, Pedro y Juan, que eran considerados como las columnas de laIglesia, reconocieron la gracia que Dios me había dado y nos dieron la mano aBernabé y a mí, en señal de perfecta unión y para expresar su acuerdo de quenosotros nos dirigiéramos a los paganos y ellos a los judíos. Lo único que nospidieron fue que nos preocupáramos por los pobres, cosa que he procuradocumplir con solicitud.
Más tarde, cuando Pedro fue a Antioquía, yo me le enfrenté, porque era digno dereprensión. En efecto, antes de que llegaran algunos judíos enviados porSantiago, Pedro solía comer con los paganos convertidos; pero después empezó aapartarse de ellos por temor a los judíos recién llegados. Los demás judíosconvertidos imitaron su ejemplo, tanto que hasta el mismo Bernabé se dejóarrastrar por aquella conducta contradictoria. Entonces, cuando vi que Pedro noprocedía rectamente, conforme a la verdad del Evangelio, le dije delante detodos: "Si tú, que eres judío, vives como un pagano y no como un judío,¿por qué quieres ahora obligar a los paganos convertidos a que vivan comojudíos?".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 116 R/. Bendito sea elSeñor.
Que alaben al Señor todas las naciones, que lo aclamen todos los pueblos. R/.
Porque grande es su amor hacia nosotros y su fidelidad dura por siempre. R/.

ACLAMACIÓN (Rm 8, 15) R/.Aleluya, aleluya.
Hemos recibido un espíritu de hijos, que nos hace exclamar: ¡Padre! R/.

Señor, enséñanos a orar

Del santo Evangelio según sanLucas: 11, 1-4

Un día, Jesús estaba orando y cuando terminó, uno de sus discípulos ledijo: "Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos".Entonces Jesús les dijo: "Cuando oren, digan: Padre, santificado sea tunombre, venga tu Reino, danos hoy nuestro pan de cada día y perdona nuestrasofensas, puesto que también nosotros perdonamos a todo aquel que nos ofende, yno nos dejes caer en tentación". Palabradel Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, este sacrificio de reconciliación que vamos a ofrecerte pornuestras familias, para que las conserves en tu gracia y en tu paz. PorJesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Is 49,15)

¿Puede acaso una madre olvidarse de su creatura? Aunque hubiera una madreque se olvidara, yo nunca me olvidaré de ti, dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Haz, Señor, que tus hijos, alimentados con este sacramento, podamos imitarsiempre los ejemplos de la Sagrada Familia, a fin de que, después de laspenalidades de esta vida, gocemos de su compañía eternamente. Por Jesucristo,nuestro Señor.