Lecturas Miércoles 1º de Agosto 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

MIÉRCOLES 1

Santos: Alfonso María de Ligorio, fundador; Domingo Hanh,mártir. Beata María Estela del Santísimo Sacramento y compañeras, mártires.Memoria Blanco Miércoles

COMO MURALLA DE BRONCE

Jr 15, 10. 16-21; Mt 13, 44-46

Jeremías fue un profeta intensamente expresivo que ventilóabiertamente sus anhelos, gozos y desilusiones delante del Señor cuya cercaníay lejanía sentía en carne propia. En el diálogo íntimo con Dios superaba susmomentos de desaliento y retomaba con entusiasmo su misión profética. Lascrisis personales le permitían redescubrir la grandeza de su misión y resurgíasu incomparable confianza en Dios. Los creyentes que viven de forma personal unencuentro vivo con Dios relativizan todas sus antiguas certidumbres y aprendena vivir en las manos del Señor. Los conversos operan transformaciones tanradicales en su vida que desconciertan a sus conocidos por la profundidad yfirmeza de sus opciones. La experiencia cristiana renueva tan profundamente lavida del creyente que no admite componendas o acomodos.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 36, 30-31)

La boca del justo dice palabras sensatas y su lengua expresalo recto, porque lleva grabada en el corazón la ley de su Dios.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que haces surgir constantemente en tu Iglesiaejemplos admirables de santidad, concédenos imitar la amorosa preocupación desan Alfonso por la salvación de todos los hombres y alcanzar, con su ayuda, lafelicidad eterna. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

¿Por qué mi dolor no acaba nunca? - Si te vuelves a mí,seguirás a mi servicio.

Del libro del profeta Jeremías: 15, 10. 16-21

¡Ay de mí, madre mía! ¿Por qué me engendraste para que fueraobjeto de pleitos y discordias en todo el país? A nadie debo dinero, ni me lodeben a mí, y sin embargo, todos me maldicen.
Siempre que oí tus palabras, Señor, las acepté con gusto; tus palabras eran migozo y la alegría de mi corazón, porque yo defendía tu causa, Señor, Dios delos ejércitos.
No me senté a reír con los que se divertían; forzado por tu mano, me sentabaaparte, porque me habías contagiado con tu propia ira. ¿Por qué mi dolor no acabanunca y mi herida se ha vuelto incurable? ¿Acaso te has convertido para mí,Señor, en espejismo de aguas que no existen?
Entonces el Señor me respondió: "Si te vuelves a mí, yo haré que cambiesde actitud, y seguirás a mi servicio; si separas el metal precioso de laescoria, seguirás siendo mi profeta. Ellos cambiarán de actitud para contigo yno tú para con ellos. Yo te convertiré frente a este pueblo en una poderosamuralla de bronce: lucharán contra ti, pero no podrán contigo, porque yo estaréa tu lado para librarte y defenderte, dice el Señor. Te libraré de las manos delos perversos, te rescataré de las manos de los poderosos". Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 58 R/. Me alegraré, Señor, por tu bondad.
Dios mío, líbrame de mis enemigos, protégeme de mis agresores; líbrame de losque hacen injusticias, sálvame de los hombres sanguinarios. R/.
Mira cómo se conjuran contra mí los poderosos y esperan el momento de matarme.Sin embargo, Señor, en mí no hay crimen ni pecado; sin culpa mía, avanzancontra mí para atacarme. R/.
En ti, Señor, tendré fijos los ojos, porque tú eres mi fuerza y mi refugio. ElDios de mi amor vendrá en mi ayuda y me hará ver la derrota de mis enemigos.R/.
Yo celebraré tu poder y desde la mañana me alegraré por tu bondad, porque hassido mi defensa y mi refugio en el día de la tribulación. R/.

ACLAMACIÓN (Jn 15, 15) R/. Aleluya, aleluya.
A ustedes los llamo amigos, dice el Señor, porque les he dado a conocer todo loque le he oído a mi Padre. R/.

El que encuentra un tesoro en un campo, vende cuanto tiene ycompra aquel campo.

Del santo Evangelio según san Mateo: 13, 44-46

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: "El Reino delos cielos se parece a un tesoro escondido en un campo. El que lo encuentra lovuelve a esconder y, lleno de alegría, va y vende cuanto tiene y compra aquelcampo.
El Reino de los cielos se parece también a un comerciante en perlas finas que,al encontrar una perla muy valiosa, va y vende cuanto tiene y la compra".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Inflama y santifica, Señor, nuestros corazones con el fuegode tu Espíritu, para que podamos celebrar esta Eucaristía con el mismo amor yentrega con que la celebraba san Alfonso. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 12, 42)

Éste es el siervo fiel y sensato a quien su señor ha puestoal frente de su familia, para darles la ración de trigo a su tiempo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios nuestro, que en san Alfonso Maria de Ligorio concedistea tu Iglesia un fervoroso apóstol de la Eucaristía, concédenos participarasiduamente de este sacramento y darte gracias por él eternamente. PorJesucristo, nuestro Señor.