Lecturas Lunes 6 de Agosto 2012, La Transfiguración del Señor


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

LUNES 6

La Transfiguración del Señor

Santos: Esteban de Cerdeña y compañeros, mártires; HormisdasI, Papa. Fiesta (Blanco)

EL PREDILECTO DE DIOS

2P 1, 16-19, Mc 9, 2-10

El testimonio que recoge la Segunda carta de Pedro esdirecto y elocuente. Los discípulos preferidos de Jesús, entre los cuales secontaba el apóstol Pedro, tuvieron acceso a una manifestación gloriosa de sucondición divina. El elemento central que destaca este pasaje es la invitacióna escuchar al predilecto de Dios. En la perspectiva del autor, los cristianosatravesamos en las circunstancias históricas por una situación de oscuridad ynecesitamos de la lámpara de la Palabra para orientarnos. Los discípulos queaparecen en el relato de la Transfiguración permanecieron un tanto confundidossobre el verdadero alcance del anuncio de la futura resurrección del Señor.Cuando el acontecimiento pascual del Señor tuvo lugar, desvelaron sus dudas yreorientaron su existencia a partir de su encuentro decisivo con Jesúsresucitado. Así como los discípulos escucharon al Hijo predilecto, tenemos queescuchar el testimonio de los profetas cristianos que nos proclaman el triunfodel Señor sobre la muerte.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Cfr. Mt 17, 5)

El día de la Transfiguración apareció el Espíritu Santo enuna nube luminosa y se oyó la voz del Padre celestial que decía: Éste es miHijo unigénito, en quien he puesto todo mi amor. Escúchenlo.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que en la Transfiguración gloriosa de tu Hijounigénito fortaleciste nuestra fe con el testimonio de Moisés y Elías y nosdejaste entrever la gloria que nos espera, como hijos tuyos, concédenos seguirel Evangelio de Cristo para compartir con Él la herencia de tu Reino. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Nosotros escuchamos esta voz venida del cielo.

De la segunda carta del apóstol san Pedro: 1, 16-19

Hermanos: Cuando les anunciamos la venida gloriosa y llenade poder de nuestro Señor Jesucristo, no lo hicimos fundados en fábulas hechascon astucia, sino por haberlo visto con nuestros propios ojos en toda sugrandeza. En efecto, Dios lo llenó de gloria y honor, cuando la sublime voz delPadre resonó sobre Él, diciendo: "Éste es mi Hijo amado, en quien yo mecomplazco". Y nosotros escuchamos esta voz, venida del cielo, mientrasestábamos con el Señor en el monte santo.
Tenemos también la firmísima palabra de los profetas, a la que con toda razónustedes consideran como una lámpara que ilumina en la oscuridad, hasta quedespunte el día y el lucero de la mañana amanezca en los corazones deustedes. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 96 R/. Reina el Señor, alégrese la tierra.
Reina el Señor, alégrese la tierra; cante de regocijo el mundo entero.Tinieblas y nubes rodean el trono del Señor que se asienta en la justicia y elderecho. R/.
Los montes se derriten como cera ante el Señor de toda la tierra. Los cielospregonan su justicia, su inmensa gloria ven todos los pueblos. R/.
Tú, Señor altísimo, estás muy por encima de la tierra y mucho más en alto quelos dioses. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 17, 5) R/. Aleluya, aleluya.
Éste es mi Hijo muy amado, dice el Señor, en quien tengo puestas todas miscomplacencias; escúchenlo. R/

Éste es mi Hijo amado.

Del santo Evangelio según san Marcos: 9, 2-10

En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y aJuan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Susvestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadiepuede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés,conversando con Jesús. 
Entonces Pedro le dijo a Jesús: "Maestro, ¡qué a gusto estamos aquí!Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías". Enrealidad no sabía lo que decía, porque estaban asustados.
Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salióuna voz que decía: "Éste es mi Hijo amado; escúchenlo".
En ese momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús, que estabasolo con ellos.
Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo quehabían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos.Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí qué querría decir esode "resucitar de entre los muertos".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Santifica, Señor, los dones que te presentamos y, por laTransfiguración de tu Hijo, haz que esta Eucaristía nos purifique de todosnuestros pecados. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber y salvacióndarte gracias siempre y en todo lugar Señor, Padre santo, Dios todopoderoso yeterno.
Porque Cristo nuestro Señor reveló su gloria ante los testigos que Él escogió;y revistió con máximo esplendor su cuerpo, en todo semejante al nuestro, paraquitar del corazón de sus discípulos el escándalo de la cruz y anunciar quetoda la Iglesia —su cuerpo—, habría de participar de la gloria, que tanadmirablemente resplandecía en Cristo, su cabeza.
Por eso, con los ángeles, que te cantan en el cielo, nosotros te alabamos en latierra diciendo sin cesar: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Jn 3, 2)

Cuando Cristo se manifieste, seremos semejantes a Él, porquelo veremos tal cual es.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que la comunión que hemos recibido nos asemeje, Señor, cadadía más a tu Hijo, cuya gloria quisiste manifestarnos en su Transfiguración.Por Jesucristo, nuestro Señor.