Lecturas Lunes 22 de Octubre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

LUNES 22

Beato Juan Pablo II Papa

Santos: Elodia y Nunilona deHuesca, mártires; Donato de Fiésole, Feria (Verde)

DIOS RICO EN MISERICORDIA

Ef 2,1-10: Lc 12,13-21

El autor de la carta a los Efesios caracteriza a Dios con la imagen de lariqueza. Dios abunda y sobreabunda, es rico sin duda, pero no en inversionesmonetarias sino en misericordia y compasión. Su misericordia es inagotable. Noconoce la mezquindad que caracteriza a nosotros los humanos. En cambio, elpersonaje que nos presenta el Evangelio con el epíteto de insensato es un pobrerico. Además de sus graneros y sus costales de monedas, no tenía otra riqueza.Su afán por asegurarse y acumular describía de cuerpo entero su propiamezquindad. Quien disfruta en soledad de sus bienes no conoce a Dios. El Diosque nos ha salido al encuentro en la persona de Jesús se complace en regalarnossus bendiciones. La comunión amorosa, que forman el Padre, el Hijo y elEspíritu nos encamina a vivir confiadamente en sus manos. La bondad de Dios esun manantial inextinguible que se derrama sin límites sobre todos sus hijos.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Col 3,14-15)

Sobre todas las virtudes ponganla caridad, que es el vínculo de perfecta unión; y que en sus corazones reinela paz de Cristo.

ORACIÓN COLECTA

Señor, que guías y proteges a tu Iglesia, concede a tus hijos reunidos enel Sínodo, el espíritu de sabiduría, de verdad y de paz, para que se esfuercenpor conocer tu voluntad y te sirvan con todo empeño. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Nos dio la vida en Cristo y nosha reservado un sitio en el cielo.

De la carta del apóstol san Pabloa los efesios: 2, 1-10

Hermanos: Ustedes estaban muertos por sus delitos y pecados, porque en otrotiempo vivían según los criterios de este mundo, obedeciendo al que está alfrente de las fuerzas invisibles del mal, a ese espíritu que ejerce su acciónahora sobre los que resisten al Evangelio. Entre ellos estuvimos tambiénnosotros, pues en otro tiempo vivíamos sujetos a los instintos, deseos ypensamientos de nuestro desorden y egoísmo, y estábamos naturalmente destinadosal terrible castigo de Dios, como los demás.
Pero la misericordia y el amor de Dios son muy grandes; porque nosotrosestábamos muertos por nuestros pecados, y Él nos dio la vida con Cristo y enCristo. Por pura generosidad suya, hemos sido salvados. Con Cristo y en Cristonos ha resucitado, y con Él nos ha reservado un sitio en el cielo. Así, entodos los tiempos, Dios muestra por medio de Cristo Jesús, la incomparableriqueza de su gracia y de su bondad para con nosotros. En efecto, ustedes hansido salvados por la gracia, mediante la fe; y esto no se debe a ustedes mismos,sino que es un don de Dios. Tampoco se debe a las obras, para que nadie puedapresumir, porque somos hechura de Dios, creados por medio de Cristo Jesús parahacer el bien que Dios ha dispuesto que hagamos. Palabra de Dios. Tealabamos, Señor.

Del salmo 99 R/. El Señor esnuestro dueño.
Alabemos a Dios todos los hombres, sirvamos al Señor con alegría y con júbiloentremos en su templo. R/.
Reconozcamos que el Señor es Dios, que Él fue quien nos hizo y somos suyos, quesomos su pueblo y su rebaño. R/
Entremos por sus puertas dando gracias, crucemos por sus atrios entre himnos,alabando al Señor y bendiciéndolo. R/.
Porque el Señor es bueno, bendigámoslo, porque es eterna su misericordia y sufidelidad nunca se acaba. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 5, 3) R/. Aleluya,aleluya.
Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. R/.

¿Para quién serán todos tusbienes?

Del santo Evangelio según sanLucas: 12, 13-21

En aquel tiempo, hallándose Jesús en medio de una multitud, un hombre ledijo: "Maestro, dile a mi hermano que comparta conmigo la herencia".Pero Jesús le contestó: "Amigo, ¿quién me ha puesto como juez en ladistribución de herencias?".
Y dirigiéndose a la multitud, dijo: "Eviten toda clase de avaricia, porquela vida del hombre no depende de la abundancia de los bienes que posea".
Después les propuso esta parábola: "Un hombre rico obtuvo una gran cosechay se puso a pensar: ‘¿Qué haré, porque no tengo ya en dónde almacenar lacosecha? Ya sé lo que voy a hacer: derribaré mis graneros y construiré otrosmás grandes para guardar ahí mi cosecha y todo lo que tengo. Entonces podrédecirme: Ya tienes bienes acumulados para muchos años; descansa, come, bebe ydate a la buena vida. Pero Dios le dijo: ‘;Insensato! Esta misma noche vas amorir. ¿Para quién serán todos tus bienes?'. Lo mismo le pasa al que amontonariquezas para sí mismo y no se hace rico de lo que vale ante Dios". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira con bondad, Padre misericordioso, las ofrendas que te presentamos eilumina con tu Espíritu a los pastores de tu pueblo, a fin de que conozcanrealmente tu voluntad y la lleven a cabo con firmeza. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN

Donde hay caridad y amor ahí estáDios. El amor de Cristo es el que nos ha congregado aquí.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, que acabamos de recibir, confirmen,Señor, en la verdad, a los ministros de tu Iglesia y los impulsen a buscar entodo la gloria de tu nombre. Por Jesucristo, nuestro Señor.

*Beato Juan Pablo II, Papa (m1),blanco

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, rico en misericordia, que has querido que el beato Juan PabloII, Papa, guiara a toda tu Iglesia, te pedimos que, instruidos por susenseñanzas, nos concedas abrir confiadamente nuestros corazones a la graciasalvadora de Cristo, único redentor del hombre. Él, que vive y reina contigo enla unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Te presentamos, Señor, estasofrendas en honor de tus santos, seguros de que su protección nos librará detodos los males presentes y futuros. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor y Dios nuestro, que la recepción de este sacramento avive en nosotrosel mismo amor que impulsó al beato Juan Pablo a entregarse por completo alservicio de tu Iglesia. Por Jesucristo, nuestro Señor.