Lecturas Jueves 8 de Noviembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 8

Santos: Godofredo deAmmiens, obispo; Diosdado I, Papa Beato Juan Duns Escoto, presbítero. Feria(Verde)

PÉRDIDAS Y GANANCIAS

Flp 3,34; Lc 15,1-10

La cuestión de las pérdidas y las ganancias estápresente en ambos pasajes. Ése es el nexo temático que conecta las doslecturas. En el Evangelio de san Lucas se nos refieren dos parábolas donde losprotagonistas pierden respectivamente una oveja y una moneda. Ellos procedenconforme a lo acostumbrado, quien pierde algo valioso, se preocupa y se da a latarea de recuperarlo hasta que lo logra. Las imágenes de estas parábolasilustran la inagotable compasión de Dios que no desiste en la búsqueda de loshijos extraviados. En el texto paulino, encontramos una situación diferente. Elapóstol ha invertido totalmente sus criterios de juicio. Lo que anteriormentejuzgaba cómo pérdida ahora, luego del encuentro con Cristo, lo juzga ganancia ya la inversa. Por eso ya no se precia de sus orígenes hebreos o de suescrupulosa manera de cumplir la ley de Moisés. Toda su confianza está puestaen el amor de Cristo crucificado.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 77, 23-25)

Abrió Dios las compuertas del cielo e hizo lloversobre ellos el maná para que comiesen; les dio un trigo celeste, y el hombrecomió pan de ángeles.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que llevaste a cabo la obra de laredención humana por el misterio pascual de tu Hijo, concédenos que, alanunciar llenos de fe por medio de los signos sacramentales, su muerte yresurrección, recibamos cada vez con mayor abundancia los frutos de lasalvación. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Por amor a Cristo he renunciado a todo, y todo loconsidero como basura, con tal de ganar a Cristo.

De la carta del apóstol san Pablo a los filipenses: 3,3-8

Hermanos: El verdadero pueblo de Israel somosnosotros, los que servimos a Dios movidos por su Espíritu y ponemos nuestragloria en Cristo Jesús y no confiamos en motivos humanos. Aunque yo ciertamentepodría apoyarme en tales motivos. Más aún, nadie tendría más razones que yopara confiar en motivos humanos, porque fui circuncidado al octavo día, soyisraelita de nacimiento, de la tribu de Benjamín, hebreo e hijo de hebreos; enlo que toca a la interpretación de la ley, fariseo, y tan fanático, que fuiperseguidor de la Iglesia de Dios; y en cuanto a la rectitud que da elcumplimiento de la ley, intachable.
Pero todo lo que era valioso para mí, lo consideré sin valor a causa de Cristo.Más aún, pienso que nada vale la pena en comparación con el bien supremo, queconsiste en conocer a Cristo Jesús, mi Señor, por cuyo amor he renunciado atodo, y todo lo considero como basura, con tal de ganar a Cristo.
 Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 104 R/. El que busca al Señor será dichoso.
Entonen en su honor himnos y cantos; celebren sus portentos. Del nombre delSeñor enorgullézcanse y siéntase feliz el que lo busca. R/.
Recurran al Señor y a su poder y a su presencia acudan. Recuerden los prodigiosque Él ha hecho, sus portentos y oráculos. R/.
Descendientes de Abraham, su servidor; estirpe de Jacob, su predilecto,escuchen: el Señor es nuestro Dios y gobiernan la tierra sus decretos. R/.

ACLAMACIÓN (Mt 11, 28) R/. Aleluya, aleluya.
Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo lesdaré alivio, dice el Señor. R/.

Habrá alegría en el cielo por un solo pecador que seconvierte.

Del santo Evangelio según san Lucas: 15, 1-10

En aquel tiempo, se acercaban a Jesús los publicanos ylos pecadores para escucharlo; por lo cual los fariseos y los escribasmurmuraban entre sí: "Éste recibe a los pecadores y come con ellos".Jesús les dijo entonces esta parábola: "¿Quién de ustedes, si tiene cienovejas y se le pierde una, no deja las noventa y nueve en el campo y va enbusca de la que se le perdió hasta encontrarla? Y una vez que la encuentra, lacarga sobre sus hombros, lleno de alegría, y al llegar a su casa, reúne a losamigos y vecinos y les dice: `Alégrense conmigo, porque ya encontré la ovejaque se me había perdido'. Yo les aseguro que también en el cielo habrá másalegría por un pecador que se convierte, que por noventa y nueve justos, que nonecesitan convertirse. ¿Y qué mujer hay, que si tiene diez monedas de plata ypierde una, no enciende luego una lámpara y barre la casa y la busca concuidado hasta encontrarla? Y cuando la encuentra, reúne a sus amigas y vecinasy les dice: 'Alégrense conmigo, porque ya encontré la moneda que se me habíaperdido'. Yo les aseguro que así también se alegran los ángeles de Dios por unsolo pecador que se convierte". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Señor, al celebrar el memorial de nuestra salvación,te pedimos humildemente nos concedas que este sacramento de amor sea siemprepara nosotros un signo de unidad y un vínculo de amor. Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 6, 51-52)

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice elSeñor. El que coma de este pan, vivirá eternamente; pues el pan que voy a dar,es mi carne, y lo doy para vida del mundo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Señor, que la participación en este banquete celestialnos santifique, de modo que, por la recepción del Cuerpo y Sangre de Cristo, seestreche entre nosotros la unión fraterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.