Lecturas Jueves 27 de Diciembre 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 27

Santos: Juan apóstol y evangelista; Fabiola de Roma,penitente. Beata Sara Salkanhazi, mártir. Fiesta (Blanco)

UN TESTIGO DE LA PRIMERA HORA

1 Jn 1,1-4, Jn 20,2-9

San Juan evangelista, el discípulo que había llegado primero, el que vio ycreyó. La tradición del cuarto Evangelio se asienta en la figura del discípuloamado. La tradición nos lo presenta en calidad de testigo fiel de la persona yla obra de Jesús. No fue un aprendiz de sermones, ni un devorador de libros,sino un amigo íntimo que siguió el camino de su Señor. Desde esa condición deíntimo amigo del Señor Jesús rindió su testimonio. La Primera de las cartas quellevan su nombre se abre con un hermoso prólogo donde el portavoz deltestimonio, ratifica su condición de testigo de primera mano. Su experienciapersonalísima comenzó en Galilea, ahí aprendieron a reconocer la luz de Diospresente en Jesús. Todo lo que vivieron desde el principio y que continuarondeletreando a lo largo de todo su ministerio fue lo que compartieron a la segundageneración cristiana: la desbordante oferta de vida que Dios les había hecho através de su Hijo Jesús.

ANTÍFONA DE ENTRADA

En la última cena, Juan reclinó su cabeza sobre el pecho del Señor. Éste esel Apóstol a quien fueron revelados secretos celestiales y a quien fueconcedido difundir palabras de vida por toda la tierra.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que por medio del Apóstol san Juan, has querido descubrirnosla profundidad de la vida y del amor de tu Hijo, haz que seamos capaces deconocer y de amar cada día más a Jesucristo, nuestro redentor, que vive y reinacontigo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Les anunciamos lo que hemos visto y oído.

De la primera carta del apóstol san Juan: 1, 1-4

Queridos hermanos: Les anunciamos lo que ya existía desde el principio, loque hemos oído y hemos visto con nuestros propios ojos, lo que hemoscontemplado y hemos tocado con nuestras propias manos. Nos referimos a aquelque es la Palabra de la vida.
Esta vida se ha hecho visible y nosotros la hemos visto y somos testigos deella. Les anunciamos esta vida, que es eterna, y estaba con el Padre y se nosha manifestado a nosotros. Les anunciamos, pues, lo que hemos visto y oído,para que ustedes estén unidos con nosotros, y juntos estemos unidos con el Padrey su Hijo, Jesucristo. Les escribimos esto para que se alegren y su alegría seacompleta.
 Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 96 R/. Alégrense, justos, con el Señor.
Reina el Señor, alégrese la tierra; cante de regocijo el mundo entero. Tinieblasy nubes rodean el trono del Señor, que se asienta en la justicia y el derecho.R/.
Los montes se derriten como cera ante el Señor de toda la tierra. Los cielospregonan su justicia, su inmensa gloria ven todos los pueblos. R/.
Amanece la luz para el justo y la alegría para los rectos de corazón.Alégrense, justos, con el Señor y bendigan su santo nombre. R/.

ACLAMACIÓN R/. Aleluya, aleluya
Señor, Dios eterno, alegres te cantamos, a ti nuestra alabanza. A ti, Señor, tealaba el coro celestial de los apóstoles. R/.

El otro discípulo corrió más aprisa que Pedro y llegó primero al sepulcro.

Del santo Evangelio según san Juan: 20, 2-9

El primer día después del sábado, María Magdalena vino corriendo a la casadonde estaban Simón Pedro y el otro discípulo, a quien Jesús amaba, y les dijo:"Se han llevado del sepulcro al Señor y no sabemos dónde lo habránpuesto".
Salieron Pedro y el otro discípulo camino del sepulcro. Los dos iban corriendojuntos, pero el otro discípulo corrió más aprisa que Pedro y llegó primero alsepulcro, e inclinándose, miró los lienzos puestos en el suelo, pero no entró.
En eso llegó también Simón Pedro, que lo venía siguiendo, y entró en elsepulcro. Contempló los lienzos puestos en el suelo y el sudario, que habíaestado sobre la cabeza de Jesús, puesto no con los lienzos en el suelo, sinodoblado en sitio aparte. Entonces entró también el otro discípulo, el que habíallegado primero al sepulcro, y vio y creyó, porque hasta entonces no habíanentendido las Escrituras, según las cuales Jesús debía resucitar de entre losmuertos.
 Palabradel Señor.Gloria a ti, Señor Jesús.

No se dice Credo.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Santifica, Señor, los dones que te presentamos, y haz que, por estaEucaristía, participemos del conocimiento profundo de tu Hijo que concediste asan Juan en la última cena. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio I-III de Navidad.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 1, 14. 16)

El Verbo se hizo hombre y habitó entre nosotros, y de su plenitud todosparticipamos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


Por medio de este sacramento que hemos recibido en la fiesta de san JuanEvangelista, concédenos, Señor, que habite siempre en nosotros tu Hijo,Jesucristo, que vive y reina por los siglos de los siglos.