Lecturas Jueves 2 de Agosto 2012


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 2

Nuestra Señora de los Ángeles

Santos: Pedro Julián Eymard, fundador. Eusebio de Vercelli,obispo. Feria (Verde)

COMO EL BARRO EN MANOS DEL ALFARERO

Jr 18, 1-6; Mt 13, 47-53

La relación entre el barro y el alfarero le sirvió aJeremías para describir la soberana libertad con la cual dispone el Señor de surelación con Israel y con los demás pueblos. La imagen nos podría hacer pensarque Dios maneja caprichosamente la historia humana, pero en realidad no es así.Dios trata con una paciencia desmedida a todos los pueblos. La docilidad y laobediencia del cristiano hacia Dios son actitudes valiosas cuando se asumen demanera generosa y responsable. El creyente que descubre las bondades delproyecto de Dios se compromete a dejarse moldear de manera corresponsable. Laspequeñas parábolas del Evangelio de san Mateo ponen de relieve el aspecto de larendición de cuentas. La paciencia divina no equivale a la complacencia. En elmomento oportuno Dios reconoce los aciertos y desaciertos de cada persona yadmite o excluye en su amistad de forma definitiva.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Hb 7, 24)

Cristo, mediador de la nueva alianza, por el hecho depermanecer para siempre, posee un sacerdocio perpetuo.

ORACIÓN COLECTA

Dios nuestro, que para gloria tuya y salvación de todos loshombres constituiste Sumo y Eterno Sacerdote a tu Hijo, Jesucristo, concede aquienes Él ha elegido como ministros suyos y administradores de sus sacramentosy de su Evangelio, la gracia de ser fieles en el cumplimiento de su ministerio.Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Como está el barro en las manos del alfarero, así ustedesestán en mis manos.

Del libro del profeta Jeremías: 18, 1-6

Esto es lo que el Señor me dijo: "Jeremías, ve a lacasa del alfarero y ahí te haré oír mis palabras".
Fui, pues, a la casa del alfarero y lo hallé trabajando en su torno. Cuando sele estropeaba la vasija que estaba modelando, volvía a hacer otra con el mismobarro, como mejor le parecía.
Entonces el Señor me dijo: "¿Acaso no puedo hacer yo con ustedes, casa deIsrael, lo mismo que hace este alfarero? Como está el barro en las manos delalfarero, así ustedes, casa de Israel, están en mis manos".
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 145 R/. Dichoso el que espera en el Señor.
Alaba, alma mía, al Señor; alabaré al Señor toda mi vida: tocaré y cantaré parami Dios, mientras yo exista. R/.
No pongas tu confianza en los que mandan ni en el mortal, que no puedesalvarte; pues cuando mueren, se convierten en polvo y ese mismo día se acabansus proyectos. R/.
Dichoso aquel que es auxiliado por el Dios de Jacob y pone su esperanza en elSeñor, su Dios, que hizo el cielo y la tierra, el mar y cuanto el mar encierra.R/.

ACLAMACIÓN (Cfr. Hch 16, 14) R/. Aleluya, aleluya. 
Abre, Señor, nuestros corazones, para que aceptemos las palabras de tu Hijo.R/.

Los pescadores ponen los pescados buenos en canastos y tiranlos malos.

Del santo Evangelio según san Mateo: 13, 47-53

En aquel tiempo, Jesús dijo a la multitud: "El Reino delos cielos se parece también a la red que los pescadores echan en el mar yrecoge toda clase de peces. Cuando se llena la red, los pescadores la sacan ala playa y se sientan a escoger los pescados; ponen los buenos en canastos ytiran los malos. Lo mismo sucederá al final de los tiempos: vendrán losángeles, separarán a los malos de los buenos y los arrojarán al hornoencendido. Allí será el llanto y la desesperación. 
¿Han entendido todo esto?". Ellos le contestaron: 'Si". Entonces Élles dijo: "Por eso, todo escriba instruido en las cosas del Reino de loscielos es semejante al padre de familia, que va sacando de su tesoro cosasnuevas y cosas antiguas".
Y cuando acabó de decir estas parábolas, Jesús se marchó de allí.
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Que Jesucristo, nuestro Mediador, haga que te seanaceptables, Señor, nuestras ofrendas y que su sacrificio redentor nos hagavivir cada día más unidos a Él, para que toda nuestra vida sea grata a tusojos. Por Jesucristo, nuestro Señor.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 28, 20)

Sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el findel mundo.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo, que hemos ofrecido enel sacrificio y recibido en la comunión, sean para nosotros, Señor, elprincipio de una vida nueva, a fin de que, unidos a ti por el amor, demosfrutos que permanezcan para siempre. Por Jesucristo, nuestro Señor.