Lecturas Jueves 1º de Noviembre 2012, Todos Los Santos


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

JUEVES 1

TODOS LOS SANTOS

DE LA PROMESA AL CUMPLIMIENTO

Ap 7,2.4.9-14; 1 Jn 3,1-3; Mt 5,1-12

El tono de las bienaventuranzas es esperanzador. Losinterlocutores de Jesús atraviesan por situaciones desfavorables, son gente quecarece de recursos y garantías sociales y por eso están sedientos y hambrientosde justicia. No saben ni pueden hacer valer sus derechos y siempre seencuentran con algún poderoso que los aplasta, pero Jesús les anuncia que susituación cambiará radicalmente: la llegada del Reino los incluirá entre losfavoritos de Dios y como tales, verán un cambio drástico en su situación. En ellibro del Apocalipsis encontramos también declaraciones solemnes. Dios y elCordero han obtenido la victoria. Un séquito enorme de personas pertenecientesa Israel festejan el triunfo que los hace acreedores a la íntima amistad conDios. Otro grupo enorme, proveniente de las más diferentes razas y culturas seregocija del triunfo de su Dios. Cristianos fieles, que se mantuvieron fielesen la hora de la prueba y que participan de la victoria definitiva del Señorsobre el mal.

ANTÍFONA DE ENTRADA

Alegrémonos en el Señor al celebrar la solemnidad deTodos los Santos, por la cual se alegran los ángeles y alaban al Hijo de Dios.

Se dice Gloria.

ORACIÓN COLECTA

Dios omnipotente y eterno, que otorgas a tu Iglesia laalegría de celebrar, en esta solemnidad, los méritos y la gloria de todos lossantos, concede a tu pueblo, por intercesión de todos estos hermanos nuestros,la abundancia de tu misericordia. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Vi una muchedumbre tan grande, que nadie podíacontarla. Eran individuos de todas las naciones y razas, de todos los pueblos ylenguas.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 7,2-4. 9-14

Yo, Juan, vi a un ángel que venía del oriente. Traíaconsigo el sello del Dios vivo y gritaba con voz poderosa a los cuatro ángelesencargados de hacer daño a la tierra y al mar. Les dijo: "¡No hagan daño ala tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que terminemos de marcar con elsello la frente de los servidores de nuestro Dios!". Y pude oír el númerode los que habían sido marcados: eran ciento cuarenta y cuatro mil, procedentesde todas las tribus de Israel.
Vi luego una muchedumbre tan grande, que nadie podía contarla. Eran individuosde todas las naciones y razas, de todos los pueblos y lenguas. Todos estaban depie, delante del trono y del Cordero; iban vestidos con una túnica blanca;llevaban palmas en las manos y exclamaban con voz poderosa: "La salvaciónviene de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero".
Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono, de los ancianos y de loscuatro seres vivientes, cayeron rostro en tierra delante del trono y adoraron aDios, diciendo: “Amén. La alabanza, la gloria, la sabiduría, la acción degracias, el honor, el poder y la fuerza, se le deben para siempre a nuestroDios". Entonces uno de los ancianos me preguntó: "¿Quiénes son y dedónde han venido los que llevan la túnica blanca?". Yo les respondí:"Señor mío, tú eres quien lo sabe". Entonces él me dijo: "Sonlos que han pasado por la gran tribulación y han lavado y blanqueado su túnicacon la sangre del Cordero".
Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 23 R/. Ésta es la clase de hombres que tebuscan, Señor.
Del Señor es la tierra y lo que ella tiene, el orbe todo y los que en élhabitan, pues Él lo edificó sobre los mares, él fue quien lo asentó sobre losríos. R/.
¿Quién subirá hasta el monte del Señor? ¿Quién podrá entrar en su recintosanto? El de corazón limpio y manos puras y que no jura en falso. R/.
Ese obtendrá la bendición de Dios, y Dios, su salvador, le hará justicia. Éstaes la clase de hombres que te buscan y vienen ante ti, Dios de Jacob. R/.
Veremos a Dios tal cual es.

De la primera carta del apóstol san Juan: 3, 1-3
Queridos hijos: Miren cuánto amor nos ha tenido el Padre, pues no sólo nosllamamos hijos de Dios, sino que lo somos. Si el mundo no nos reconoce, esporque tampoco lo ha reconocido a Él.
Hermanos míos, ahora somos hijos de Dios, pero aún no se ha manifestado cómoseremos al fin. Y ya sabemos que, cuando Él se manifieste, vamos a sersemejantes a Él, porque lo veremos tal cual es.
Todo el que tenga puesta en Dios esta esperanza, se purifica a sí mismo paraser tan puro como Él.
Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

ACLAMACIÓN (Mt 11, 28) R/. Aleluya, aleluya.
Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga, y yo lesdaré alivio, dice el Señor. R/.

Alégrense y salten de contento, porque su premio serágrande en los cielos.

Del santo Evangelio según san Mateo: 5, 1-12

En aquel tiempo, cuando Jesús vio a la muchedumbre,subió al monte y se sentó. Entonces se le acercaron sus discípulos. Enseguidacomenzó a enseñarles, y les dijo: "Dichosos los pobres de espíritu, porquede ellos es el Reino de los cielos. Dichosos los que lloran, porque seránconsolados. Dichosos los sufridos, porque heredarán la tierra. Dichosos los quetienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados. Dichosos los misericordiosos,porque obtendrán misericordia. Dichosos los limpios de corazón, porque verán aDios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque se les llamará hijos deDios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es elReino de los cielos. Dichosos serán ustedes cuando los injurien, los persigan ydigan cosas falsas de ustedes por causa mía. Alégrense y salten de contento,porque su premio será grande en los cielos". Palabra delSeñor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, el sacrificio de alabanza que vamos aofrecerte al celebrar hoy la fiesta de todos aquellos que gozan ya de tu vidainmortal, y concédenos experimentar siempre su protección y su ayuda en nuestrocamino hacia ti. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber ysalvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Diostodopoderoso y eterno, por Cristo, Señor nuestro.
Porque hoy nos concedes celebrar la gloria de todos los santos, asamblea de laJerusalén celestial que eternamente te alaba.
Hacia ella, peregrinos en la tierra, nos encaminamos alegres, guiados por la fey animados por la gloria de nuestros hermanos; en ellos encontramos ejemplo yayuda para nuestra debilidad.
Por eso, unidos a los santos y a los coros de los ángeles, te glorificamos ycantamos, diciendo: Santo, Santo, Santo es el Señor Dios del universo. Llenosestán el cielo y la tierra de tu gloria. Hosanna en el cielo. Bendito el queviene en nombre del Señor. Hosanna en el cielo.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Mt 5, 8-10)

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellosverán a Dios. Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque se lesllamará hijos de Dios. Bienaventurados los perseguidos por causa de lajusticia, porque de ellos es el Reino de los cielos.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios nuestro, fuente única de toda santidad yadmirable en todos tus santos, haz que este sacramento nos encienda en el fuegode tu amor y nos prepare para la alegría de tu Reino. Por Jesucristo, nuestroSeñor.