Lecturas Domingo 5 de Agosto 2012, II Domingo Ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 5

XVIII DOMINGO ORDINARIO

Dedicación de la Basílica de Santa María la Mayor

Nuestra Señora de las Nieves

Santos: San Abel de Lobbes, monje. (Verde)

YO SOY EL PAN DE VIDA

Ex 16, 2-4. 12-15; Ef 4, 17. 20-24; Jn 6, 29-35

La gente que marchó desde Egipto, atravesando el desiertodel Sinaí al igual que los galileos que seguían a Jesús, conocían deprivaciones y carencias. De hecho, a ninguna persona nos resulta soportablepasar prolongados periodos de tiempo en la incertidumbre que provoca eldesempleo o el fracaso económico. La fe es un estímulo que nos impulsa atransformar nuestra realidad cotidiana. Quienes seguían a Moisés o caminabanjunto al grupo de discípulos de Jesús, aparecen descritos como personasimpacientes e inquietas en exceso por el alimento y la comida. La sed deinfinito y la búsqueda de la plenitud no se pueden satisfacer con panes, peceso dinero. La tranquilidad, la serenidad interior, la salud y el afecto, la pazsocial y la justicia son bienes mucho más importantes que el alimento. En lamedida que disfrutamos de los bienes más valiosos estamos anticipando de algunamanera, el disfrute de la vida plena que anuncia Jesús. De todos estos bienesprofundamente humanos y evangélicos tenemos hambre.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 69, 2. 6)

Dios mío, ven en mi ayuda; Señor, date prisa en socorrerme.Tú eres mi auxilio y mi salvación; Señor, no tardes.

ORACIÓN COLECTA

Señor, tú que eres nuestro creador y quien amorosamentedispone toda nuestra vida, renuévanos conforme a la imagen de tu Hijo yayúdanos a conservar siempre tu gracia. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Voy a hacer que llueva pan del cielo.

Del libro del Éxodo: 16, 2-4. 12-15

En aquellos días toda la comunidad de los hijos de Israelmurmuró contra Moisés y Aarón en el desierto, diciendo: "Ojalá hubiéramosmuerto a manos del Señor en Egipto, cuando nos sentábamos junto a las ollas decarne y comíamos pan hasta saciamos. Ustedes nos han traído a este desiertopara matar de hambre a toda esta multitud".
Entonces dijo el Señor a Moisés: "Voy a hacer que llueva pan del cielo.Que el pueblo salga a recoger cada día lo que necesita, pues quiero probar siguarda mi ley o no. He oído las murmuraciones de los hijos de Israel. Diles departe mía: 'Por la tarde comerán carne y por la mañana se hartarán de pan, paraque sepan que yo soy el Señor, su Dios' ".
Aquella misma tarde, una bandada de codornices cubrió el campamento. A lamañana siguiente había en torno a él una capa de rocío que, al evaporarse, dejóel suelo cubierto con una especie de polvo blanco semejante a la escarcha. Alver eso, los israelitas se dijeron unos a otros: "¿Qué es esto?",pues no sabían lo que era. Moisés les dijo: "Éste es el pan que el Señorles da por alimento". Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 77 R/. El Señor les dio pan del cielo.
Cuanto hemos escuchado y conocemos del poder del Señor y de su gloria, cuantonos han narrado nuestros padres, nuestros hijos lo oirán de nuestra boca. R/.
A las nubes mandó desde lo alto que abrieran las compuertas de los cielos; hizollover maná sobre su pueblo, trigo celeste envió como alimento. R/.
Así el hombre comió pan de los ángeles; Dios le dio de comer en abundancia yluego los condujo hasta la tierra y el monte que su diestra conquistara. R/.

Revístanse del nuevo yo, creado a imagen de Dios.

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 4, 17.20-24

Hermanos: Declaro y doy testimonio en el Señor, de que nodeben ustedes vivir como los paganos, que proceden conforme a lo vano de suscriterios. Esto no es lo que ustedes han aprendido de Cristo; han oído hablarde Él y en Él han sido adoctrinados, conforme a la verdad de Jesús. Él les haenseñado a abandonar su antiguo modo de vivir, ese viejo yo, corrompido pordeseos de placen
Dejen que el Espíritu renueve su mente y revístanse del nuevo yo, creado aimagen de Dios, en la justicia y en la santidad de la verdad.
Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Mt 4, 4) R/. Aleluya, aleluya.
No sólo de pan vive el hombre, sino también de toda palabra que sale de la bocade Dios. R/.

El que viene a mí no tendrá hambre, y el que cree en mínunca tendrá sed.

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 24-35

En aquel tiempo, cuando la gente vio que en aquella partedel lago no estaban Jesús ni sus discípulos, se embarcaron y fueron a Cafarnaúmpara buscar a Jesús.
Al encontrarlo en la otra orilla del lago, le preguntaron: "Maestro,¿cuándo llegaste acá?". Jesús les contestó: "Yo les aseguro queustedes no me andan buscando por haber visto signos, sino por haber comido deaquellos panes hasta saciarse. No trabajen por ese alimento que se acaba, sinopor el alimento que dura para la vida eterna y que les dará el Hijo del hombre;porque a éste, el Padre Dios lo ha marcado con su sello".
Ellos le dijeron: "¿Qué debemos hacer para realizar las obras deDios?". Respondió Jesús: "La obra de Dios consiste en que crean enaquel a quien Él ha enviado". Entonces la gente le preguntó a Jesús:"¿Qué signo vas a realizar tú, para que lo veamos y podamos creerte?¿Cuáles son tus obras? Nuestros padres comieron el maná en el desierto, comoestá escrito: Les dio a comer pan del cielo".
Jesús les respondió: "Yo les aseguro: No fue Moisés quien les dio pan delcielo; es mi Padre quien les da el verdadero pan del cielo. Porque el pan deDios es aquel que baja del cielo y da la vida al mundo".
Entonces le dijeron: "Señor, danos siempre de ese pan". Jesús lescontestó: "Yo soy el pan de la vida. El que viene a mí no tendrá hambre, yel que cree en mí nunca tendrá sed".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos a Dios nuestro Padre para que su vida y su amorlleguen a todos. Después de cada petición diremos: Padre, escúchanos.
Por las Iglesias cristianas, que alcancen la unidad bajo la guía del únicopastor, Jesucristo. Oremos.
Por los misioneros y por todos los que trabajan en los países en vías dedesarrollo, que busquen el bien de nuestros hermanos. Oremos.
Por los catequistas de nuestra parroquia (comunidad) y por todos los quecolaboran en la educación y el crecimiento de la fe. Oremos.
Por los responsables de la administración pública, por los técnicos yfuncionarios que tienen que procurar el buen gobierno y el bienestar de todoslos ciudadanos. Oremos.
Por los turistas que en estos días visitan nuestro país y por los niños que aúnestán de vacaciones. Oremos.
Por nosotros y por todos los que celebran hoy en el mundo entero la Eucaristíade Jesucristo. Oremos.
Padre, fuente de todo bien y de toda bondad: escucha nuestras plegarias yconcédenos ser fieles seguidores de tu Hijo Jesucristo, que vive y reina por...

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Santifica, Señor, estos dones y, por medio del sacrificio detu Hijo, transforma toda nuestra vida en una continua ofrenda. Por Jesucristo,nuestro Señor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 6, 35)

Yo soy el pan de vida, dice el Señor; el que venga a mí, notendrá hambre; y el que crea en mí, no tendrá sed.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Protege, Señor, continuamente a quienes renuevas yfortaleces con esta Eucaristía y hazlos dignos de alcanzar la salvación eterna.Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La carta a losEfesios anima a cada creyente a vivir un profundo proceso de renovacióninterior. El despojo del hombre antiguo, movido por los deseos egoístas, es unpaso imprescindible para poder seguir a Jesús. El verdadero hombre nuevo creadoa imagen de Dios es Jesús. Recorriendo el camino que Él siguió queremos vivirsus discípulos. No se trata de reproducir mecánicamente sus palabras y susopciones en nuestra vida, sino de asimilarlas de forma personal y única. Cadacreyente va moldeando una respuesta irrepetible. Cada discípulo de Jesús que sedecide a incorporarse a su misterio pascual va humanizándose y renovándoseinteriormente. En esta sociedad marcadamente individualista, los cristianosestamos llamados a documentar la solidaridad cristiana porque hemos sidoalcanzados por la compasión y el amor de Jesús.