Lecturas Domingo 25 de Noviembre 2012, Nuestro Señor Jesucristo, Rey Del Universo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 25

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO REY DEL UNIVERSO

Santos: SantaCatalina de Alejandría, mártir. Beata Isabel de Reute, laica. Solemnidad(Blanco)

MI REALEZA NO ES DE ESTE MUNDO

Dn 7,13-14; Ap 1,5-8; Jn 18,33-37

Durante varios siglos Israel se gobernó bajo unrégimen monárquico al igual que sus vecinos. Buena parte de las expectativas,anhelos y sueños de la gente común y corriente estaban puestos en la personadel rey. Bajo esa imagen fueron moldeando su esperanza de un gobierno justo. Noeran tan ingenuos como para pensar que el Ungido del Señor resolvería todos losproblemas sociales y políticos sin contar con la colaboración del pueblo. Jesússe asume dentro de esta tradición mesiánica y opta por ejercer una misión deverdadero servicio. De ninguna manera ansiaba alcanzar el poder para imponer suvoluntad. Su realeza no incluía ningún tipo de dominación o abuso hacia losdébiles. Tal como lo anunciaba la profecía de Daniel, el Hijo del Hombreestablecería un reino definitivo porque estaría basado en el derecho y lajusticia y no en el predominio militar, como imaginaba el procurador romano,que tomaba a burla su pretendida realeza.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Ap 5, 12; 1, 6)

Digno es el Cordero que fue inmolado, de recibir elpoder, la riqueza, la sabiduría, la fuerza y el honor. A Él la gloria y elimperio por los siglos de los siglos.

ORACIÓN COLECTA

Dios todopoderoso y eterno, que quisiste fundar todaslas cosas en tu Hijo muy amado, Rey del universo, haz que toda creatura,liberada de la esclavitud, sirva a tu majestad y te alabe eternamente. Pornuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Su poder es eterno.

Del libro del profeta Daniel: 7, 13-14

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna: Vi a alguiensemejante a un hijo de hombre, que venía entre las nubes del cielo. Avanzóhacia el anciano de muchos siglos y fue introducido a su presencia. Entoncesrecibió la soberanía, la gloria y el reino. Y todos los pueblos y naciones detodas las lenguas lo servían. Su poder nunca se acabará, porque es un podereterno, y su reino jamás será destruido.
Palabra de Dios. Te alabamos,Señor.

Del salmo 92 R/. Señor, tú eres nuestro rey.
Tú eres, Señor, el rey de todos los reyes. Estás revestido de poder y majestad.R/.
Tú mantienes el orbe y no vacila. Eres eterno, y para siempre está firme tutrono. R/.
Muy dignas de confianza son tus leyes y desde hoy y para siempre, Señor, lasantidad adorna tu templo. R/.

El soberano de los reyes de la tierra ha hecho denosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre.

Del libro del Apocalipsis del apóstol san Juan: 1, 5-8

Hermanos míos: Gracia y paz a ustedes, de parte deJesucristo, el testigo fiel, el primogénito de entre los muertos, el soberanode los reyes de la tierra; aquel que nos amó y nos purificó de nuestros pecadoscon su sangre y ha hecho de nosotros un reino de sacerdotes para su Dios y Padre.A Él la gloria y el poder por los siglos de los siglos. Amén. Miren: Él vieneentre las nubes, y todos lo verán, aun aquellos que lo traspasaron. Todos lospueblos de la tierra harán duelo por su causa.
"Yo soy el Alfa y la Omega, dice el Señor Dios, el que es, el que era y elque ha de venir, el Todopoderoso".
 Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Mc 11, 9 10) R/. Aleluya, aleluya.
¡Bendito el que viene en el nombre del Señor! ¡Bendito el reino que llega, elreino de nuestro padre David! R/.

Tú lo has dicho. Soy rey.

Del santo Evangelio según san Juan: 18, 33-37

En aquel tiempo, preguntó Pilato a Jesús: "¿Erestú el rey de los judíos?". Jesús le contestó: "¿Eso lo preguntas portu cuenta o te lo han dicho otros?". Pilato le respondió: "¿Acaso soyyo judío? Tu pueblo y los sumos sacerdotes te han entregado a mí. ¿Qué es loque has hecho?". Jesús le contestó: "Mi Reino no es de este mundo. Simi Reino fuera de este mundo, mis servidores habrían luchado para que no cayerayo en manos de los judíos. Pero mi Reino no es de aquí". Pilato le dijo:"¿Conque tú eres rey?". Jesús le contestó: "Tú lo has dicho. Soyrey. Yo nací y vine al mundo para ser testigo de la verdad. Todo el que es dela verdad, escucha mi voz". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Con la mirada puesta en Jesús, unidos a Él, oremos aDios nuestro Padre.
Después de cada petición diremos:
Padre, escúchanos.
Para que los cristianos llevemos el amor, la misericordia, la paz, laesperanza a todo el mundo, como lo hacía Jesús. Oremos.
Para que los que no conocen a Jesucristo puedan descubrir el camino de vida queÉl nos ofrece. Oremos.
Para que el Señor suscite en su Iglesia las vocaciones sacerdotales yreligiosas que necesita. Oremos.
Para que los que trabajan al servicio de la paz y la justicia sientan la fuerzade Dios que los acompaña. Oremos.
Para que los moribundos se acerquen al momento definitivo con la esperanza enla vida nueva que Jesús les ofrece en su Reino. Oremos.
Para que los que hoy nos hemos reunido para celebrar la Eucaristía sigamos aJesús con todo el convencimiento y con mucha alegría. Oremos.
Padre, escucha nuestras oraciones, y conduce a todo el mundo hacia el Reinode tu Hijo amado, Jesucristo. Él, que es el camino, la verdad y la vida, y vivey reina contigo por los siglos de los siglos.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Al ofrecerte el sacrificio de la reconciliaciónhumana, te rogamos, Señor, que Jesucristo, tu Hijo, conceda a todos los puebloslos bienes de la unidad y de la paz. Por Jesucristo, nuestro Señor.

PREFACIO

En verdad es justo y necesario, es nuestro deber ysalvación darte gracias siempre y en todo lugar, Señor, Padre santo, Diostodopoderoso y eterno.
Porque consagraste Sacerdote eterno y Rey del universo a tu Hijo unigénito, nuestroSeñor Jesucristo, para que, ofreciéndose a sí mismo como víctima perfecta ypacificadora en el altar de la cruz, consumara el misterio de la redenciónhumana; y sometiendo a su poder la creación entera, entregara a tu majestadinfinita un Reino eterno y universal: Reino de la verdad y de la vida, Reino dela santidad y de la gracia, Reino de la justicia, del amor y de la paz.
Por eso, con los ángeles y los arcángeles y con todos los coros celestiales,cantamos sin cesar el himno de tu gloria: Santo, Santo, Santo...

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Sal 28, 10-11)

En su trono reinará el Señor para siempre y le dará asu pueblo la bendición de la paz.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Alimentados con el pan que da la vida eterna, tepedimos, Señor, que quienes nos gloriamos en obedecer aquí los mandatos deCristo, Rey del universo, podamos vivir con El eternamente en el cielo. PorJesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La imagen de Jesús como rey no deja de generar ciertaambigüedad. En el imaginario colectivo no está suficientemente prestigiada lafigura de los monarcas. Historias de abusos, violencia y privilegio manchan lareputación de esa forma de gobierno. La persona de Jesús supera con creces esay otras modalidades de mando. La razón es simple, El no quiso disponer delpoder 
político porque sabía que éste se conseguía a base de violencia y engaño. Comotestigo de la Verdad que era, no iba a entrar en ese juego sucio de lasalianzas y las luchas por el poder. Jesús puede ser considerado como rey, porel ejercicio auténtico de la autoridad. Él disponía de la autoridad derivada dela íntima cercanía con su Padre. Se acreditaba además por la congruencia de suvida y por su disponibilidad para el servicio, por su defensa de los débiles y sucercanía a todos los excluidos. Los cristianos que viven de esa manera su fe,son testigos de que la realeza de Jesús no es de este mundo, porque no recurrea los mecanismos mentirosos de la clase política que, manipula y engaña con talde conseguir el poder.