Lecturas Domingo 14 de Octubre 2012,XXVIII


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

 

DOMINGO 14

XXVIII DOMINGO ORDINARIO

Santos: Calixto I, Papa ymártir; Justo y Viator de Lyon, mártires. Beato Roman o Romano Lysko ycompañeros, mártires. (Verde)

TUVE EN NADA LA RIQUEZA

Sb 7,7-11; Hb 4,12-13; Mc10,17-30

La comparación que establece el autor del último de los libros del AntiguoTestamento es contrastante y sorpresiva: la sabiduría es más preciada que eloro y la riqueza. Más resplandeciente que la salud y la belleza. Esa escala devalores no resulta convincente para el hombre común y corriente. La necedad seadueña de nuestro corazón y nos hace creer que "la vida depende de losbienes". De esa confusión encontramos una ilustración más que patente enel episodio del afamado "joven rico" del Evangelio de san Marcos. Eljoven tenía un autoconcepto demasiado elevado de sí mismo: desde su juventudhabía cumplido con todos los mandamientos. El narrador evangélico registra sudesazón cuando Jesús le invita a despojarse de sus bienes, advirtiéndonos queese mandato lo entristeció porque tenía muchos bienes. El evangelista no ahondaen el conflicto implícito existente entre la posesión de cuantiosas riquezas yla pretensión de haber vivido toda la existencia sin transgredir el mandato"no robes, no defraudes".

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 129,3-4)

Si conservaras el recuerdo denuestras faltas, ¿quién habría, Señor, que se salvara? Pero tú, Dios de Israel,eres Dios de perdón.

ORACIÓN COLECTA

Te pedimos, Señor, que tu gracia nos inspire y acompañe siempre para quepodamos descubrirte en todos y amarte y servirte en cada uno. Por nuestro SeñorJesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

En comparación con la sabiduría,tuve en nada la riqueza.

Del libro de la Sabiduría: 7,7-11

Supliqué y se me concedió la prudencia; invoqué y vino sobre mí el espíritude sabiduría. La preferí a los cetros y a los tronos, y en comparación con ellatuve en nada la riqueza. No se puede comparar con la piedra más preciosa,porque todo el oro, junto a ella, es un poco de arena y la plata es como lodoen su presencia.
La tuve en más que la salud y la belleza; la preferí a la luz, porque suresplandor nunca se apaga. Todos los bienes me vinieron con ella; sus manos metrajeron riquezas incontables. Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 89 R/. Sácianos, Señor,de tu misericordia.
Enséñanos a ver lo que es la vida, y seremos sensatos. ¿Hasta cuándo, Señor,vas a tener compasión de tus siervos? ¿Hasta cuándo? R/.
Llénanos de tu amor por la mañana y júbilo será la vida toda. Alégranos ahorapor los días y los años de males y congojas. R/.
Haz, Señor, que tus siervos y sus hijos puedan mirar tus obras y tu gloria. Queel Señor bondadoso nos ayude y dé prosperidad a nuestras obras. R/.

La palabra de Dios descubre lospensamientos e intenciones del corazón.

De la carta a los hebreos: 4, 12-13

Hermanos: La palabra de Dios es viva, eficaz y más penetrante que unaespada de dos filos. Llega hasta lo más íntimo del alma, hasta la médula de loshuesos y descubre los pensamientos e intenciones del corazón. Toda creatura estransparente para ella. Todo queda al desnudo y al descubierto ante los ojos deaquel a quien debemos rendir cuentas. Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Mt 5, 3) R/. Aleluya,aleluya.
Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. R/.

Ve y vende lo que tienes ysígueme.

Del santo Evangelio según sanMarcos: 10, 17-30

En aquel tiempo, cuando salía Jesús al camino, se le acercó corriendo unhombre, se arrodilló ante Él y le preguntó: "Maestro bueno, ¿qué debohacer para alcanzar la vida eterna?”. Jesús le contestó: "¿Por qué mellamas bueno? Nadie es bueno sino sólo Dios. Ya sabes los mandamientos: Nomatarás, no cometerás adulterio, no robarás, no levantarás falso testimonio, nocometerás fraudes, honrarás a tu padre y a tu madre". Entonces él lecontestó: "Maestro, todo eso lo he cumplido desde muy joven". Jesúslo miró con amor y le dijo: "Sólo una cosa te falta: Ve y vende lo quetienes, da el dinero a los pobres y así tendrás un tesoro en los cielos.Después, ven y sígueme". Pero al oír estas palabras, el hombre seentristeció y se fue apesadumbrado, porque tenía muchos bienes.
Jesús, mirando a su alrededor, dijo entonces a sus discípulos: "¡Quédifícil les va a ser a los ricos entrar en el Reino de Dios!". Losdiscípulos quedaron sorprendidos ante estas palabras; pero Jesús insistió:"Hijitos, ¡qué difícil es para los que confían en las riquezas, entrar enel Reino de Dios! Más fácil le es a un camello pasar por el ojo de una aguja,que a un rico entrar en el Reino de Dios".
Ellos se asombraron todavía más y comentaban entre sí: "Entonces, ¿quiénpuede salvarse?". Jesús, mirándolos fijamente, les dijo: "Esimposible para los hombres, mas no para Dios. Para Dios todo es posible".Entonces Pedro le dijo a Jesús: "Señor, ya ves que nosotros lo hemosdejado todo para seguirte". Jesús le respondió: "Yo les aseguro:Nadie que haya dejado casa, o hermanos o hermanas, o padre o madre, o hijos otierras, por mí y por el Evangelio, dejará de recibir, en esta vida, el cientopor uno en casas, hermanos, hermanas, madres, hijos y tierras, junto conpersecuciones, y en el otro mundo, la vida eterna". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentémosle al Padre nuestrasplegarias por la Iglesia, por toda la humanidad y por nosotros.
Después de cada petición diremos:
Escúchanos,Padre.
Por la Iglesia, la familia de los hijos de Dios. Que vivamos con alegría ydevoción este Año de la fe que hemos iniciado el jueves pasado. Oremos.
Por todos los que han dedicado su vida al servicio de la comunidad cristiana enel ministerio sacerdotal.
Que den en el mundo un buen testimonio de la vida nueva de Jesús. Oremos.
Por los enfermos. Que sientan el consuelo de Dios, que los acompaña en sudolor. Oremos.
Por los que no tienen que comer. Que Dios nos mueva para ser solidarios conellos y unidos busquemos solucionar el hambre en el mundo. Oremos.
Por los ricos que viven encerrados en el mundo del lujo y de la ostentación dela riqueza. Que Dios les abra su corazón y los haga descubrir el camino delEvangelio. Oremos.
Por los que estamos aquí reunidos celebrando la Eucaristía. Que aumente cadadía el amor y el afecto entre nosotros. Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración, y guíalos pasos de nuestro mundo por los caminos de tu paz Por Jesucristo, nuestroSeñor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, nuestras ofrendas y concédenos que esta Eucaristía nos ayudea conseguir la gloria del cielo. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio para los domingos delTiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (1 Jn 3,2)

Ya sabemos que cuando el Señor semanifieste, vamos a ser semejantes a Él, porque lo veremos tal cual es.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te pedimos, Señor, humildemente, que el Cuerpo y la Sangre de tu Hijo quehemos recibido en alimento, nos comuniquen su misma vida. Por Jesucristo,nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTROTIEMPO.- La sociedad en que vivimos aprecia de forma desmesurada la riqueza y elbienestar económico. Atrapados por la dinámica del consumo vivimos rendidosante la urgencia de conseguir dinero a costa de otros valores. Nossobrecargamos de compromisos laborales con tal de conseguir mayores ingresos,aún a costa de desatender a nuestra familia. La idolatría del dinero está tanpresente en nuestra sociedad como en la sociedad del tiempo de Jesús. Laadvertencia severa que hizo al joven rico tiene validez permanente: los ricosexperimentan una dificultad especial para ingresar al camino del Reino. Larazón es sencilla: el proyecto del Reino nos exige optar por la humanización delos débiles. El cristiano que no está dispuesto a formar una comunidad deiguales, donde todos puedan disponer del acceso al bienestar, se rindeimplícitamente a la idolatría del dinero. Nominalmente puede confesar a Dioscomo su Señor, pero en la medida que se desentiende de administrar sus bienescon justicia, es un esclavo de mamona (nombre del dios caldeo de las riquezas).