Lecturas Domingo 12 de Agosto 2012, XIX domingo ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 12

XIX DOMINGO ORDINARIO

Santos: Beato Inocencio XI, Papa. Santos: Juana Francisca deChantal, fundadora; Hilaria de Ausburgo y compañeros, mártires. (Verde)

¿NO ES ÉSTE JESÚS, EL HIJO DE JOSÉ?

1R 19,4-8; Ef 4,30-5,2; Jn 6,41-51

Los galileos, que no atinaban a descifrar la identidad másprofunda del Señor Jesús, se quedaban mirando las cosas "de tejasabajo" y por eso apreciaban solamente su condición humana. En su opiniónera imposible que el hijo de José, el carpintero, tuviera pretensiones tanexcesivas y se presentara como el dador de la vida eterna. Jesús seidentificaba con el pan vivo, el maná que Dios había dado a su pueblo en eldesierto. El profeta Elías, según nos relata el libro de los Reyes se confrontócon una sociedad volcada hacia el culto de los astros, de quienes esperabancosechas y lluvias abundantes. Para erradicar la idolatría persiguió a losprofetas de Baal y los exterminó y sufrió en carne propia la persecución delrey Ajab. En los momentos de máximo desaliento el Señor le consoló dándole pany agua para que continuara su misión, prefigurando de cierta manera la realidadprofunda del pan partido y compartido que nos entregara el Señor Jesús.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 73, 20. 19. 22. 23)

Acuérdate, Señor, de tu alianza; no olvides por más tiempola suerte de tus pobres. Levántate, Señor, a defender tu causa; no olvides lasvoces de los que te buscan.

ORACIÓN COLECTA

Dios eterno y todopoderoso, a quien confiadamente podemosllamar ya Padre nuestro, haz crecer en nuestros corazones el espíritu de hijosadoptivos tuyos, para que podamos gozar, después de esta vida, de la herenciaque nos has prometido. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Con la, fuerza de aquel alimento, caminó hasta el monte deDios.

Del primer libro de los Reyes: 19, 4-8

En aquellos tiempos, caminó Elías por el desierto un díaentero y finalmente se sentó bajo un árbol de retama, sintió deseos de morir ydijo: "Basta ya, Señor. Quítame la vida, pues yo no valgo más que mispadres". Después se recostó y se quedó dormido.
Pero un ángel del Señor llegó a despertarlo y le dijo: "Levántate ycome". Elías abrió los ojos y vio a su cabecera un pan cocido en lasbrasas y un jarro de agua. Después de comer y beber, se volvió a recostar y sedurmió.
Por segunda vez, el ángel del Señor lo despertó y le dijo: "Levantare ycome, porque aún te queda un largo camino". Se levantó Elías. Comió ybebió. Y con la fuerza de aquel alimento, caminó cuarenta días y cuarentanoches hasta el Horeb, el monte de Dios. Palabra de Dios. Tealabamos, Señor.

Del salmo 33 R/. Haz la prueba y verás qué bueno es elSeñor.
Bendeciré al Señor a todas horas, no cesará mi boca de alabarlo. Yo me sientoorgulloso del Señor, que se alegre su pueblo al escucharlo. R/.
Proclamemos la grandeza del Señor y alabemos todos juntos su poder. Cuandoacudí al Señor, me hizo caso y me libró de todos mis temores. R/.
Confía en el Señor y saltarás de gusto; jamás te sentirás decepcionado, porqueel Señor escucha el clamor de los pobres y los libra de todas sus angustias.R/.
Junto a aquellos que temen al Señor el ángel del Señor acampa y los protege.Haz la prueba y verás qué bueno es el Señor. Dichoso el hombre que se refugiaen Él. R/.

Vivan amando como Cristo, que nos amó y se entregó pornosotros.

De la carta del apóstol san Pablo a los efesios: 4, 30-5, 2

Hermanos: No le causen tristeza al Espíritu Santo, con elque Dios los ha marcado para el día de la liberación final.
Destierren de ustedes la aspereza, la ira, la indignación, los insultos, lamaledicencia y toda clase de maldad. Sean buenos y comprensivos, y perdónenselos unos a los otros, como Dios los perdonó, por medio de Cristo.
Imiten, pues, a Dios como hijos queridos. Vivan amando como Cristo, que nos amóy se entregó por nosotros, como ofrenda y víctima de fragancia agradable aDios. Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Jn 6, 51) R/. Aleluya, aleluya.
Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo, dice el Señor; el que coma de estepan vivirá para siempre. R/.

Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo.

Del santo Evangelio según san Juan: 6, 41-51

En aquel tiempo, los judíos murmuraban contra Jesús, porquehabía dicho: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo", y decían:"¿No es éste, Jesús, el hijo de José? ¿Acaso no conocemos a su padre y asu madre? ¿Cómo nos dice ahora que ha bajado del cielo?".
Jesús les respondió: "No murmuren. Nadie puede venir a mí, si no lo atraeel Padre, que me ha enviado; y a ése yo lo resucitaré el último día. Estáescrito en los profetas: Todos serán discípulos de Dios. Todo aquel que escuchaal Padre y aprende de Él, se acerca a mí. No es que alguien haya visto alPadre, fuera de aquel que procede de Dios. Ése sí ha visto al Padre.
Yo les aseguro: el que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de la vida.Sus padres comieron el maná en el desierto y sin embargo, murieron. Este es elpan que ha bajado del cielo para que, quien lo coma, no muera. Yo soy el panvivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y elpan que yo les voy a dar es mi carne para que el mundo tenga vida".
Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Oremos a Dios nuestro Padre, por nosotros y por toda lahumanidad.
Después de cada petición diremos: Escúchanos, Padre.
Por todos los cristianos. Para que demos siempre un buen testimonio de nuestrafe con nuestra manera de vivir. Oremos.
Por los padres y las madres. Para que sepan educar a sus hijos en el amor, laconfianza, el esfuerzo y la fe. Oremos.
Por los que han tenido que dejar su tierra y su familia buscando una vida másdigna Para que encuentren en nosotros la ayuda que necesitan. Oremos.
Por todos los jóvenes. Para que, con nuestro ejemplo, lleguen a reconocer enJesucristo al amigo que nunca falla y al Maestro que guía nuestros pasos.Oremos.
Por los que nos hemos reunido en esta iglesia para celebrar el domingo, el díadel Señor. Para que salgamos de aquí llenos del gozo y la esperanza que Jesúsnos da. Oremos.
Escucha, Padre, nuestra oración, y danos tu Espíritu Santo. Por Jesucristo,nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Acepta, Señor, con bondad, estos dones que has puesto enmanos de tu Iglesia, y con tu poder conviértelos en el sacramento de nuestrasalvación. Por Jesucristo, nuestro Señor. Prefacio para los domingos del TiempoOrdinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Jn 6, 51)

El pan que yo les daré, es mi carne para vida del mundo,dice el Señor.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Que la recepción de esta Eucaristía nos confirme, Señor, entu amor y nos ayude a conseguir la vida eterna. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO .- La vida enplenitud es una aspiración que existe en lo más profundo del corazón humano.Desde tiempos remotísimos la humanidad ha buscado superar la barrerainfranqueable de la muerte, apostándole a uno y mil talismanes -agua de laeterna juventud, ambrosia, plantas medicinales- que finalmente resultanineficaces. Quienes confesamos a Jesús resucitado sabemos que esa aspiración noes un promesa quimérica, sino una realidad cotidiana. La fidelidad activa almensaje del Señor Jesús genera una existencia nueva, marcada por la compasión,la solidaridad y el amor fraterno. Cuando estas actitudes modelan la vida de lacomunidad cristiana de forma auténtica es que la vida nueva del Espíritu estáoperando en su interior. Las primicias de la plenitud de la vida eterna, la quese alcanza cuando se renuncia a una existencia egoísta, para buscar que la vidaplena transfigure y humanice la existencia de nuestros hermanos, se ha pasadode la muerte a la vida. Ese paso y esa pascua no pueden vivirse sin el alientode vida que nos ofrece el Señor en la Eucaristía.