Lecturas Domingo 11 de Noviembre 2012, XXXII domingo ordinario


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DOMINGO 11

XXXII TIEMPO ORDINARIO

Santos: Martín deTours, obispo; Verano o Veranio de Vence obispo. Beata Marina de Omura, mártir(Verde)

LAS VIUDAS EJEMPLARES

1R 17, 10-16; HB 9, 24-28; Mc, 12, 38-44

Son también vidas ejemplares. Estas mujeres anónimasno quedaron en el olvido. A una apenas recordamos como la generosa viuda deSarepta. Entre la resignación y la obediencia, se arriesga toda entera,compartiendo los últimos panes de que dispone. Elías le comunica su profundaconfianza en Dios y comparte todo cuanto tiene desde su situación de extremapobreza. Su generosidad será doblemente recompensada por el Dios que defiende ahuérfanos y viudas. En el Evangelio de san Marcos, encontramos un contrastelacerante: de un lado los rezanderos que devoran sin compasión los bienes delas viudas, del otro, la viuda que entrega con una fe agradecida los únicoscéntimos que tiene para vivir. La idolatría del dinero y la confianza ilimitadaen el Dios que socorre a los pobres. De esa misma espiritualidad del abandonototal en Dios nos habla la carta a los Hebreos al presentarnos a Jesús, como lavíctima confiada que se ofrece de una vez y para siempre por nosotros.

ANTÍFONA DE ENTRADA (Sal 87, 3)

Que llegue hasta ti mi súplica, Señor, y encuentrenacogida mis plegarias.

ORACIÓN COLECTA

Ayúdanos, Señor, a dejar en tus manos paternales todasnuestras preocupaciones, a fin de que podamos entregarnos con mayor libertad atu servicio. Por nuestro Señor Jesucristo...

LITURGIA DE LA PALABRA

Con el puñado de harina la viuda hizo un panecillo yse lo llevó a Elías.

Del primer libro de los Reyes: 17, 10-16

En aquel tiempo, el profeta Elías se puso en caminohacia Sarepta. Al llegar a la puerta de la ciudad, encontró allí a una viudaque recogía leña. La llamó y le dijo: "Tráeme, por favor, un poco de aguapara beber". Cuando ella se alejaba, el profeta le gritó: "Por favor,tráeme también un poco de pan" Ella le respondió: "Te juro por elSeñor, tu Dios, que no me queda ni un pedazo de pan; tan sólo me queda unpuñado de harina en la tinaja y un poco de aceite en la vasija. Ya ves queestaba recogiendo unos cuantos leños. Voy a preparar un pan para mí y para mihijo. Nos lo comeremos y luego moriremos". Elías le dijo: "No temas.Anda y prepáralo como has dicho; pero primero haz un panecillo para mí ytráemelo. Después lo harás para ti y para tu hijo, porque así dice el Señor deIsrael: 'La tinaja de harina no se vaciará, la vasija de aceite no se agotará,hasta el día en que el Señor envié la lluvia sobre la tierra' ". Entoncesella se fue, hizo lo que el profeta le había dicho y comieron él, ella y elniño. Y tal como había dicho el Señor por medio de Elías, a partir de esemomento, ni la tinaja de harina se vació, ni la vasija de aceite se agotó. Palabrade Dios. Te alabamos, Señor.

Del salmo 145 R/. El Señor siempre es fiel a supalabra.
El Señor siempre es fiel a su palabra, y es quien hace justicia al oprimido; Elproporciona pan a los hambrientos y libera al cautivo. R/.
Abre el Señor los ojos de los ciegos y alivia al agobiado. Ama el Señor alhombre justo y toma al forastero a su cuidado. R/.
A la viuda y al huérfano sustenta y trastorna los planes del inicuo. Reina elSeñor eternamente. Reina tu Dios, oh Sión, reina por siglos. R/.

Cristo se ofreció una sola vez para quitar los pecadosde todos.

De la carta a los hebreos: 9, 24-28

Hermanos: Cristo no entró en el santuario de laantigua alianza, construido por mano de hombres y que sólo era figura delverdadero, sino en el cielo mismo, para estar ahora en la presencia de Dios,intercediendo por nosotros. 
En la antigua alianza, el sumo sacerdote entraba cada año en el santuario paraofrecer una sangre que no era la suya; pero Cristo no tuvo que ofrecerse una yotra vez a sí mismo en sacrificio, porque en tal caso habría tenido que padecermuchas veces desde la creación del mundo. De hecho, Él se manifestó una sola vez,en el momento culminante de la historia, para destruir el pecado con elsacrificio de sí mismo.
Así como está determinado que los hombres mueran una sola vez y que después dela muerte venga el juicio, así también Cristo se ofreció una sola vez para quitarlos pecados de todos. Al final se manifestará por segunda vez, pero ya no paraquitar el pecado, sino para la salvación de aquellos que lo aguardan y en Éltienen puesta su esperanza.
 Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN (Mt 5, 3) R/. Aleluya, aleluya.
Dichosos los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los cielos. R/.

Esa pobre viuda ha echado en la alcancía más quetodos.

Del santo Evangelio según san Marcos: 12, 38-44

En aquel tiempo, enseñaba Jesús a la multitud y ledecía: "¡Cuidado con los escribas! Les encanta pasearse con ampliosropajes y recibir reverencias en las calles: buscan los asientos de honor enlas sinagogas y los primeros puestos en los banquetes; se echan sobre losbienes de las viudas haciendo ostentación de largos rezos. Éstos recibirán uncastigo muy riguroso". En una ocasión Jesús estaba sentado frente a lasalcancías del templo, mirando cómo la gente echaba allí sus monedas. Muchosricos daban en abundancia. En esto, se acercó una viuda pobre y echó dos moneditasde muy poco valor. Llamando entonces a sus discípulos, Jesús les dijo: "Yoles aseguro que esa pobre viuda ha echado en la alcancía más que todos. Porquelos demás han echado de lo que les sobraba; pero ésta, en su pobreza, ha echadotodo lo que tenía para vivir". Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús.

Credo

PLEGARIA UNIVERSAL

Presentemos nuestras plegarias a Dios, nuestro Padre.Después de cada petición diremos:
Escúchanos, Padre. .
Para que todas las Iglesias cristianas busquen sinceramente la unidad ytrabajen por alcanzarla. Oremos.
Para que crezcan entre nosotros las vocaciones sacerdotales y religiosas.Oremos.
Para que el Espíritu Santo asista a los obispos mexicanos que se reunirán enasamblea esta semana. Oremos.
Para que haya cada vez más hombres y mujeres de buena voluntad dispuestos atrabajar al servicio de la justicia y de la paz en el mundo. Oremos.
Para que los que se están quedando sin trabajo a causa de la crisis económica,tengan la ayuda que necesitan ante esta situación. Oremos.
Para que los que estamos aquí reunidos celebrando la Eucaristía descubramoscada día más el gusto de la oración y del trato personal con Dios. Oremos.
Escucha, Padre, nuestras plegarias, y haz que nosotros y todos los hombresy mujeres de buena voluntad, aprendamos a ser más generosos cada día. PorJesucristo, nuestro Señor.

ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS

Mira, Señor, con bondad los dones que te presentamos,a fin de que el sacramento de la muerte y resurrección de tu Hijo, nos alcancede ti la vida verdadera. Por Jesucristo, nuestro Señor.

Prefacio para los domingos del Tiempo Ordinario.

ANTÍFONA DE LA COMUNIÓN (Lc 24. 35)

Los discípulos reconocieron al Señor Jesús cuandopartió el pan.

ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Te damos gracias, Señor, por habernos alimentado conel Cuerpo y la Sangre de tu Hijo y te rogamos que la fuerza del Espíritu Santo,que nos has comunicado en este sacramento, permanezca en nosotros y transformetoda nuestra vida. Por Jesucristo, nuestro Señor.

UNA REFLEXIÓN PARA NUESTRO TIEMPO.- La situación de numerosos adultosmayores en nuestro país es angustiante. Convertirse en adulto mayor en Méxicoes tener asegurada una situación de desvalimiento. Las estadísticas loconfirman, tres cuartas partes de los adultos mayores son pobres. En el entendidoque en la próxima década seremos un alto porcentaje de adultos en plenitud enel país, es preocupante saber que exista una peligrosa combinación: muchosadultos en condición de pobreza. De esta realidad no podemos hacer caso omiso.Los pasajes bíblicos nos presentan a dos viudas que confían en Dios.Ciertamente Dios no se desentiende de sus hijos. Ahora bien, para que laspersonas de buena fe que confían en Dios no queden defraudadas, los discípulosde Jesús que estamos ciertos de su parcialidad a favor de los débiles,necesitamos corresponsabilizamos de la gestación de políticas públicas quegaranticen bienestar, seguridad social, derecho a la jubilación para laspersonas que trabajaron y generaron servicios y bienestar para el país. Diosbendice a las viudas a través de las mediaciones de ciudadanos y cristianoscomprometidos con su realidad social.