Lagrimas inútiles


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Lágrimas inútiles

El agua salada que mana de los ojos

sirve sólo para limpiar el barro de la cara,

pero no para resolver los problemas.

Debes hacerte una terapia

de tus actitudes,

convirtiendo el pesimismo y sus secuaces

en alegría,

entusiasmo y esperanza.

Si tienes ganas de llorar,

sonríe.

Si tienes ganas de gritar,

reflexiona.

Si tienes ganas de odiar,

decídete a amar.