Juventud del alma.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Juventud del alma

Me siento muy contento,

y bastante sorprendido,

experimentando

dentro de mi vieja piel,

la juventud que no tuve,

cuando era la hora.

Hoy vivo la primavera del alma,

y tengo las risas que fueron

tormento interior.

Hoy disfruto de la vida

y de las cosas que no disfruté.

Hoy tengo el derecho,

y el firme propósito,

de vivir hasta el final

una inmarcesible juventud.