¿Golgota Picnic o Golgota Violence?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Una obra de teatro suscita de nuevo polémicas en la capital francesa. “Golgata Picnic” ofende y denigra la fe católica con escenas grotescas y vulgares: “En una de las escenas de esa pieza, la cabeza de un actor echado en el suelo con los brazos en cruz se recubre poco a poco de carne picada, y en una pantalla gigante aparecen las palabras de Cristo a la Virgen, escritos en bloques de carne de hamburguesa: "Mujer, he aquí tu hijo", refiriéndose a Juan”, reporta la agencia AFP. Consecuentemente algunos grupos de católicos protestan pacíficamente, como el instituto Civitas, y piden respeto.

Otros, desdichamente, recurrieron a la violencia para expresar su indignación, como de hecho refiere también AFP: “dos hombres cercanos al movimiento integrista católico, fueron interpelados cuando se disponían a dañar las alarmas del teatro Rond Point, en los Campos Eliseos”.

Ante eso el director del teatro, Jean-Michel Ribes, interpeló a los cristianos con razón: "El Teatro Rond-Point no es un lugar anticristiano, anti-islámico, anti-judaico. Es un lugar de creación, de libre expresión, donde los artistas vienen para expresarse sobre la sociedad y sobre su voluntad de cambiarla". Y añadió con tonos moralizantes: "No sólo no sienten ningún respeto por la libertad de pensar y de crear, sino que no tienen ningún sentido del humor".

¿Cómo tener sentido del humor al ver a su Salvador sometido a una vulgaridad infame? ¿Cómo un cristiano, un amigo de Cristo, puede tolerar un insulto semejante? ¿La libertad no es también respetar a las creencias de los demás? Las manifestaciones negativas por parte de algunos católicos no sorprenden aunque no es lo que se espera de un seguidor de aquel que vino a enseñarnos el perdón y el amor, no la venganza y la ley del talión.

Sin embargo, necesitamos preguntarnos cuál es la violencia más profunda: ¿la violencia verbal y «creativa» de una obra de teatro o la de unos sabotajes como el referido? A fin de cuentas, ¿Golgota Picnic o Golgota Violence? Para una persona moral ¡ninguno de los dos!

Menos mal, el prudente y sabio cardenal arzobispo de París, André Ving-Trois, organizó una adoración eucarística para recordar a todos los católicos que el mejor modo de esperar y actuar es la oración activa y eficaz que cambia de verdad nuestro mundo. “La fe que prefiero, dice Dios, es la esperanza”, escribió el célebre literato Charles Péguy; y no la venganza añadiría seguramente el poeta francés ante tales hechos