Examen sobre la vida


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"

Examen sobre la vida

Un día del año está dedicado al maestro. Esta fecha nos hace recordar con gratitud a los maravillosos hombres y mujeres que fueron nuestros guías en la infancia y juventud. Si miramos hacia atrás en nuestra vida, la vida de las aulas, recordamos a alguien que nos enseñó no solo a sumar y multiplicar, sino a vivir, a ser mejores, a tener ideales y valores .

Algo o mucho de lo que hoy tenemos y vivimos se lo debemos a aquellos hombres o mujeres que fueron nuestros maestros. Fuimos discípulos un tiempo y como tales tuvimos que pasar por la hora difícil del examen. Hoy, aunque ya no vamos a la escuela, seguimos siendo discípulos y, como tales vamos a someternos libremente a un examen cuya materia no son las matemáticas o la física, sino la vida. Esta es la materia de nuestro examen .

¿Qué has hecho de tu vida hasta hoy? Contesta estas tres preguntas sobre el examen de tu vida, cada una con su puntuación .

Primera: ¿Me considero un hombre o una mujer feliz? ¿Me siento realizado y contento en mi familia? ¿Estoy contento con la vida, con lo que soy y con lo que tengo? ¿Satisfecho o ansioso buscador, desilusionado, amargado? ¿He perdido la fe en mi mismo, en la vida, en todo o en todos? Esta primera pregunta tiene tres puntos; puede subir un poco la calificación, si doy con la raíz de mi desdicha o de mi felicidad .

Segunda pregunta: ¿Me siento realizado en mi trabajo o profesión? ¿Es una fuente permanente de satisfacciones o de amarguras, sinsabores y malos humores? ¿Lo considero exclusivamente como mera fuente de riquezas para vivir o es algo más, mucho más que eso? Importa más que el tipo de trabajo que se tiene, la forma y el estilo como se trabaja. Vale más ser un barrendero feliz que un director de banco amargado. También esta pregunta tiene 3 puntos .

Tercera: ¿Qué calidad tiene mi amistad con Dios? ¿Me considero su amigo? ¿Esa es la solución de mis problemas? ¿La causa principal de mi paz y alegría? ¿Es Dios quien da sentido a mi vida, a mi familia, a mi trabajo y a todo lo que hago? Esta tercera pregunta tiene cuatro puntos .

Ahora tú mismo debes ponerte la calificación. Suma los puntos. Si te sientes reprobado o con una calificación no satisfactoria, piensa que mañana es el primer día del resto de tu vida, con ese resto de tu vida puedes hacer una obra maestra. Basta tomar una decisión muy firme: Quiero ser otro, ser distinto. Desde mañana todo puede ser distinto, si tú quieres, todo comienza, todo vuelve a empezar. Cuando uno no está satisfecho de su vida anterior, puede volver a empezar, puede comenzar una nueva vida .

Pocas preguntas deben hacerse para saber si lo que hacemos es vivir arrastrándonos por el mundo. ¿Soy feliz, amo mi trabajo, soy amigo de Dios?

"