¿Es la vocación un llamado como el que yo siento?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Juan Manuel pregunta:

Padre, desde hace tiempo siento que Dios está tocando las puertas de mi corazón. Es cómo si me estuviera llamando a estar con Él y ayudarle salvar al mundo. ¿Es la vocación un llamado como el que yo siento?
 
 Muy querido Juan Manuel,

 

Efectivamente la palabra vocación viene del latín vocare, que quiere decir llamar. Pero es un llamado que tiene un mucho de misterio: misterio de amor de un Dios que llama a un hombre para que le responda libremente y por amor. Es un misterio, porque podría llamar a personas mejores, pero Él tiene la iniciativa siempre, porque quiere que sus hijos sean felices y así les propone un camino para lograrlo.

 

La vocación es el llamado que Dios hace a una determinada persona a seguirle. Este llamado es una predilección amorosa de Dios, que elige a unos cuantos a ayudarle de manera especial en la misión de extender su mensaje hasta el último confín del mundo. Todos los católicos estamos llamados a ser santos y ser apóstoles, pero hay algunos que Dios ama tanto que los quiere sólo para sí. Uno se puede asustar ante tanto amor, porque es indigno y pequeño, pero Dios sabe a quién escoge y sabe lo que hay en el corazón de cada hombre, y así, llama porque ama mucho.

 

Por lo tanto, Juan Manuel, te invitaría a dejar a Dios hablar en tu corazón y que le digas que estás dispuesto a darle lo que Él te pida... Para poder discernir mejor qué es lo que sientes y qué es lo que el Señor te propone, te recomiendo que te acerques más a los sacramentos de la Eucaristía y de la confesión, para que esa llamada se haga más clara y te dé el Espíritu Santo la fe y la fortaleza para responder con un sí valiente: «Habla, Señor, que tu siervo te escucha».

 

No tengas miedo. Cristo no quita nada y lo da todo, como nos dice el Papa Benedicto XVI.