¿Es moralmente lícito para una mujer casada, con tres hijos, hacerse una ligadura de trompas?

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Respuesta:

Estimado:

Ni una cosa ni la otra. No se puede buscar un buen fin por medios malos.

Al respecto dice la Encíclica Humanae vitae de Pablo VI: 'Hay que excluir igualmente, como el Magisterio de la Iglesia ha declarado muchas veces, la esterilización directa, perpetua o temporal, tanto del hombre como de la mujer; queda además excluida toda acción que, o en previsión del acto conyugal, o en su realización, o en el desarrollo de sus consecuencias naturales, se proponga, como fin o como medio, hacer imposible la procreación' (n. 14). Lo primero hace referencia a la esterilización; lo segundo a los métodos anticonceptivos.

Lo que puede hacer, es en cambio, espaciar los nacimientos teniendo en cuenta los períodos infecundos de la mujer (métodos naturales). Como dice la misma Encíclica: 'Por consiguiente si para espaciar los nacimientos existen serios motivos, derivados de las condiciones físicas o psicológicas de los cónyuges, o de circunstancias exteriores, la Iglesia enseña que entonces es lícito tener en cuenta los ritmos naturales inmanentes a las funciones generadoras para usar del matrimonio sólo en los periodos infecundos y así regular la natalidad sin ofender los principios morales que acabamos de recordar' (n. 16).