¿Es lo mismo ayunar que hacer dieta?


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

En apariencia se parecen. Pero no en el fondo. La dieta mantiene una adecuada figura corporal. El ayuno robustece el alma. Por lo tanto, la diferencia está en la intención.

De cualquier forma, el ayuno como lo entiende el cristiano, no es sólo cuestión de mantener la figura, sino de ejercitarse en la abnegación para que sea más fácil acoger en el interior la figura de Jesucristo. De ahí que el ayuno no coincide solamente con dejar de comer. Involucra a toda la persona: los antojos, los gustos, los proyectos, las relaciones interpersonales, los gastos, el ocio...

 

He aquí algunas formas de ayunar, que tal vez tienen poco que ver con la comida pero son igualmente válidos:

-Ayuno de computadora

-Ayuno de televisión

-Ayuno de música

-Ayuno de celular

-Ayuno de alcohol

-Ayuno de cigarro

-Ayuno de desvelos

-Ayuno de ostentación

-Ayuno de palabras hirientes, vulgares, altisonantes o irreverentes

-Ayuno de gastos superfluos

-Ayuno de vanidades

-Ayuno de dominar a toda costa

-Ayuno de lecturas superficiales

-Ayuno de miradas curiosas

-Ayuno de caprichos

-etc.

-Y el más importante, ayuno de pecado ....