Entrevista en el cielo a San Pablo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

"Entrevista en el cielo

a San Pablo.

Quisiéramos hoy, hacerle algunas preguntas al fariseo Pablo de Tarso.

Pregunta: ¿Qué sentiste en el camino hacia Damasco, caído en el suelo, tirado en el polvo?

Respuesta: Yacía por tierra, convertido en polvo, todo mi pasado. Mis antiguas certezas, la intocable ley mosaica, mi alma de fariseo rabioso, toda mi vida anterior estaba enterrada en el polvo.

Fue cuestión de segundos. Del polvo emergía poco a poco un hombre nuevo. Los métodos fueron violentos, tajantes, «es duro dar coces contra el aguijón», pero sólo así podía aprender la dura lección.

En el camino hacia Damasco me encontré con el Maestro, un día que nunca olvidaré.

Aquella voz y aquel Cristo de Damasco se me clavaron como espada en el corazón. Cristo entró a saco en mi castillo rompiendo puertas, ventanas, una experiencia terrible; pero considero aquel día como el más grande de mi vida.

.

Pregunta: ¿Sigues diciendo que todo lo que se sufre en este mundo es juego de niños comparado con el cielo?

Respuesta: Lo dije y lo digo. Durante mi vida terrena contemplé el cielo por un rato, ahora estaré en él eternamente. El precio que pagué fue muy pequeño. El cielo no tiene precio. ¡Qué pena da ver a tantos hombres y mujeres aferrados a las cosas de la tierra, olvidándose de la eternidad!

Vale la pena sufrir sin fin y sin pausa para conquistar el cielo. El Cristo de Damasco será mío para siempre; llegando aquí lo primero que le he dicho al Señor ha sido: «Gracias Señor, por tirarme del caballo»; pues Él me pidió disculpas por la manera demasiado fuerte de hacerlo.

Pregunta: ¿Qué querías decir con aquellas palabras: ¿Quién me arrancará del amor a Cristo?

Respuesta: Lo que las palabras significan: que estaba seguro de que nada ni nadie jamás me separaría de Él, y así fue. Y si en la tierra pude decir con certeza estas palabras, en el cielo las puedo decir con mayor certeza todavía.

El cielo consiste en: "Cristo es mío, yo soy de Cristo por toda la eternidad" ¿Sabes lo que se siente cuando Él me dice: «Pablo, amigo mío?».

Pregunta: Un día dijiste aquellas palabras: "Sé en quién he creído y estoy tranquilo". Explícanos el sentido.

Respuesta: Cuando llegué a conocerlo, no pude menos de seguirlo, de quererlo, de pasarme a sus filas; porque nadie como Él de justo, de santo, de verdadero.

Supe desde el principio que no encontraría otro como Él, que nadie me amaría tanto como Aquel que se entregó a la muerte y a la cruz, por mí.

Pregunta: ¿Un consejo desde el cielo para los de la tierra?

Respuesta: Uno sólo, y se los doy con toda la fuerza: "Déjense atrapar por el mismo Señor que a mi me derribó en Damasco".

Si todos los enemigos del cristianismo fueran sinceros como Pablo de Tarso, un día u otro, la caída de un caballo, una experiencia fuerte o una caricia de Dios, les haría exclamar como él: «Señor, ¿qué quieres que haga?».

"