El tiempo.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El tiempo

No se puede detener el tiempo,

pero sí se puede obtener cien por ciento

de cada minuto, de cada hora, de cada día.

Y así, el tiempo se va,

pero queda la cosecha de eternidad

que en su paso conseguí.

Se puede y se hace el matar el tiempo,

tirarlo, dejarlo pasar sin más;

y también se puede transformar el tiempo

en elemento eterno,

que pasa las fronteras con visa de Dios.