El peso de hoy.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El peso de hoy

El ayer con sus luchas y esfuerzos

ya no me pesa.

El mañana,

con lo que encierre de sorpresas,

aún no me pesa.

El peso de hoy es liviano, suave, tolerable.

Y así debe ser mi caminar por la vida.

Siendo fiel un día,

he sido fiel una semana.

Semana que ya no pesa nada,

más bien ha fortalecido mis hombros

para seguir cargando el peso del hoy.

Se vive hoy.