El hombre sin esperanza.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El hombre sin esperanza

El hombre desesperanzado tiene miedo,

miedo a los años que lleva encima,

contemplando un pasado que no le satisface,

miedo al presente,

porque se escapa de las manos;

y miedo al futuro incierto,

del que nada puede adivinar

salvo que será más triste,

hasta que todo lo de aquí concluya

como vela que se apaga

y se apagó.