El dia que me rinda


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

El día que me rinda

Estoy herido en las alas

y no puedo volar.

Esfuerzos hago, trato de levantar el vuelo,

pero todo se reduce a saltos, a brincos,

que terminan de bruces en el suelo.

Claro que no me resigno:

Todos los días comienzo,

todos los días emprendo de nuevo la lucha

por los grandes ideales

y vuelvo a empezar.

Esto importa mucho.

Porque el día que me rinda,

habré muerto.

Dejar de luchar equivale a morir.