Dios distribuye a los Santos por todas partes para que irradien su luz