Di lo que piensas, y piensa en lo que vas a responder

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Puede que seas joven pero no eres simple. Tienes por delante una vida. ¡Cuídate!  

Cuando alguien te presione para tener relaciones sexuales, piensa en lo que vas a responder. Dilo a tu modo, pero dilo:  

((Se sugiere ponerlo en dos columnas y, en lugar de una barra (/), poner una flecha oscura, si es posible))  

“Sólo te lo pido una vez, y no insistiré más” / “Eso es justo lo que me preocupa. Prefiero conservarme para alguien que me va a querer toda la vida”.

¿Qué daño puede hacer? / Puede destruir mi corazón, mi mente, mi cuerpo y mi futuro.

Todo el mundo lo hace. / Seguramente no los conoces a todos, porque más de la mistad de los adolescentes en nuestro país son vírgenes.

Si me quieres, dame una prueba. / Si tú me quisieras, no me lo pedirías.

Te prometo que voy a usar condón./ Dicen que las promesas no se deben romper. Tampoco los condones. Sin embargo, ambas cosas se rompen con demasiada frecuencia.

Nadie tiene que saber. / Basta con que lo sepa yo, y eso es suficiente.

¿A quién le tienes miedo? / Al Sida, al virus de papiloma humano, la gonorrea, la sífilis, la clamidia, el herpes, a otras enfermedades y a quedar embarazada a una edad temprana.

¿No me quieres lo suficiente? / Porque te quiero, no quiero hacerte daño ni que tú me lo hagas a mí. Una vez que uno empieza, es difícil dejar de hacerlo.

Eres muy cobarde./ Se necesita más valor y más carácter para resistir que para ceder a la manipulación.

¿No sientes curiosidad por saber cómo es? / Lo que NO quiero es vivir con recuerdos que preferiría olvidar, tener experiencias que pertenecen a adultos casados o contraer enfermedades.

Te voy a hacer hombre. / El ser hombre no tiene nada que ver con lo sexual. Ser hombre o mujer ya lo da la naturaleza.

Lo que pasa es que no te gustan las mujeres. / Soy suficientemente inteligente como para guardar el sexo para mi futura esposa.

¿Te pasa algo? / Se trata de mi futuro, no del futuro de nadie más. Si me amas, respétame, sino, aléjate.  

El cerebro es poderoso, por eso evita las situaciones en las que puedas perder el control:

·        Alcohol: entorpece el pensamiento.

·        Drogas: trastornan a la persona.

·        Agotamiento: cuando estás muy cansado no puedes pensar claramente.

·        Emociones: sé fuerte y afronta las responsabilidades. Evita las invitaciones de desconocidos. Se trata de tu vida.

·        Aislamiento: procura salir con otras parejas o con un grupo conocido.