Desde el dia del bautismo


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Desde el día del bautismo

Desde mi bautismo soy hijo de Dios.

¡Qué verdad tan hermosa

y qué hermosura tan verdadera!

Y he sido templo del Consolador.

Y he sido y soy heredero

de la gracia más grande del mundo:

un cielo eterno.

Naciste para el cielo.

Vuela alto; no hagas tratos

con los sapos de los charcos,

sino con laságuilas reales

que surcan los cielos.