Date prisa.


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

DATE PRISA

A mis espaldas oigo ladridos de perros

que gritan:

“ No podrás, ¿Para qué lo intentas?”.

He decidido mirar sólo hacia adelante,

sólo escuchar una voz

y no dar un paso atrás.

Lo que has de hacer hazlo ya.

Si quieres ser santo,

como tantas veces lo has dicho a los vientos,

date prisa.

No sea que te quedes con las ganas

y te vayas con las ganas

como un mediocre más.