Daré la vida


ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

Daré la vida

Llegó a su final

como el manso río a la mar

el retiro de ocho días.

Poco a poco fueron engrosando su cauce

hasta llegar repletos a la mar.

Daré la vida por mantener vivas

las verdades que allí me cimbraron.

Lo que allí fue verdad es verdad fuera.

Y el amor que allí encontré

es el amor de todas las sendas,

de todos los días,

es el amor eterno de Dios.