Custodia el amor

ImprimirImprimirEnviarEnviarPDFPDF

—¿Y por qué debo esperar a tener relaciones sexuales?, preguntó un adolescente.

—Para amar más y mejor, para ser más feliz y hacer más feliz a tu pareja. La castidad no se limita a actos externos, entre otras cosas, porque la sexualidad es también interior.

Hay que vivir la pureza por elección propia, es decir, por convicción. Hoy se exalta con frecuencia el placer, el egoísmo, o incluso la inmoralidad, en nombre de falsos ideales de libertad y felicidad. Es necesario reafirmar con claridad que la pureza del corazón y del cuerpo debe ser defendida, pues la castidad "custodia" el amor auténtico.

La pureza de corazón, como toda virtud, exige un entrenamiento diario de la voluntad y una disciplina constante interior. Exige, ante todo, el asiduo recurso a la oración.

Las numerosas ocupaciones y los ritmos acelerados de la vida hacen que en ocasiones sea difícil cultivar esta importante dimensión espiritual.

Por otro lado, el estudio, conducido por la Heritage Foundation, presenta entre sus conclusiones que:

· las adolescentes que son sexualmente activas tienen tres veces más probabilidades de ser depresivas que las jóvenes que no lo son; y casi tres veces con más probabilidad para intentar el suicidio;

· en caso de los hombres, los adolescentes sexualmente activos son dos veces más propensos a caer en depresión; pero con casi diez veces más de probabilidades para intentar el suicidio.

· casi las dos terceras partes de los adolescentes –hombres y mujeres– sexualmente activos declaran que desearían haber esperado más tiempo antes de iniciar su actividad sexual.

Bridget Maher, analista de temas matrimoniales y familiares, explicó que este estudio ha sido notoriamente consistente en comparación a otras investigaciones sobre la actividad sexual en adolescentes; y afirmó que “el informe es una razón más por la que la educación en la abstinencia es una política mucho más apropiada que el llamado ‘sexo seguro’”.

“Los preservativos, además que no son cien por ciento eficaces en la protección contra las enfermedades, nunca pueden prevenir un corazón quebrado y la seria confusión emocional ocasionada por las relaciones sexuales fuera del matrimonio”, agregó la experta.

Maher es autora de “Retrato de Familia”, una compilación de datos, investigaciones y opiniones públicas sobre la familia –publicada por el FRC– que contiene un capítulo a fondo sobre el sexo en adolescente.

Para mayor información sobre el informe, en su versión en inglés, se puede visitar http://www.heritage.org/Research/Family/cda0304.cfm

El escritor francés, Paul Claudel, le escribía a Jacques Riviere: “La castidad te volverá vigoroso, alerta, pronto, penetrante, claro como golpe de trompeta y espléndido como el sol de la mañana. La vida te parecerá plena de sabor; el mundo, lleno de sentido y de belleza. A medida que avances, las cosas serán más fáciles. Y los obstáculos que te parecían formidables, te harán sonreír”. (Correspondence).

Benedicto XVI dijo recientemente: Tened un gran respeto “por la institución del sacramento del matrimonio. No podrá haber verdadera felicidad en los hogares si, al mismo tiempo, no hay fidelidad entre los esposos (...). Al mismo tiempo Dios os llama a respetaros también en el enamoramiento y en el noviazgo, pues la vida conyugal que, por disposición divina, está destinada a los casados es solamente fuente de felicidad y de paz en la medida en que sepáis hacer de la castidad, dentro y fuera del matrimonio, un baluarte de vuestras esperanzas futuras” Discurso del Papa a los jóvenes en el estadio de Pacaembu, en Sao Paulo, Brasil (Zenit, 9 mayo 2007):